Actriz tildó la experiencia como maravillosa, enriquecedora y de mucho aprendizaje

Por: Manuel Herrera 11 octubre

Para Marcela Ugalde, Dancing with the Stars (DWTS) ha representado más que una competencia de baile.

La actriz afirma que integrar el programa de canal 7 le ha permitido mostrar el ser humano que se esconde bajo el vestuario y maquillaje de los múltiples personajes que ha interpretado a lo largo de su trayectoria artística.

"Este programa me ha expuesto como Marcela Ugalde la actriz, la mujer, la madre y la hija que soy. Me ha servido para que el público conozca quién es la Marcela que está detrás de un personaje", comentó la actriz, de 46 años de edad.

Contó que a partir de esa exposición, en la que ha desnudado parte de su vida personal, se ha generado un vínculo distinto con el público. Ahora ella recibe mensajes de mujeres que comparten historias de vida similares a la suya.

Marcela Ugalde llena de sabor y ritmo la pista de .Dancing with the Stars'.
Marcela Ugalde llena de sabor y ritmo la pista de .Dancing with the Stars'.

"Es bonito recibir mensajes de mujeres que me escriben que no tenían idea de cómo era mi vida y que se ven representadas en mí y eso me llena de satisfacción y orgullo", dijo Ugalde, quien indicó que fue a partir de la gala del Año Memorable –que se transmitió el 24 de setiembre– cuando se creó esa empatía con la audiencia.

"Vieras cómo recibo mensajes de mujeres que como yo han sacado a sus hijos adelante y otros que me dicen que con Dancing conocieron a una Marcela distinta", subrayó.

Con la misma simpatía y energía que proyecta cada domingo en la pista de ballroom, Marcela Ugalde reconoce que haber ingresado al programa ha sido una de las decisiones más acertadas que ha tomado en tiempos recientes.

Si bien, este espacio ha representado un reto en sus aristas personal y profesional, ella tilda la experiencia como maravillosa, enriquecedora y de mucho aprendizaje.

"Dancing me ha dado la oportunidad de vencerme a mí misma, mis propias inseguridades o miedos como mujer. He tenido que enfrentarlas. El reto ha sido conmigo misma y el crecimiento como ser humano ha sido y sigue siendo muchísimo. Dancing ha sido una escuela maravillosa, una gran oportunidad", afirmó Ugalde.

En 'DWTS', Marcela Ugalde baila con Javier Acuña.
En 'DWTS', Marcela Ugalde baila con Javier Acuña.

Marcela se refiere al miedo de salir de su zona de confort: el teatro, para iniciar en una competencia donde debe mostrar niveles de crecimiento en un oficio ajeno a ella, a ser juzgada por ello y a arriesgarse físicamente.

"Esta es una producción de alta exigencia y demanda. Entré a un territorio que no es el mío y en el que me enfrento a lesiones, contracturas y cosas que tu cuerpo no está acostumbrado por no ser bailarina. Pero ha sido una experiencia enorme y de cosas nuevas", sostuvo la artista, quien actualmente sufre de una lesión de costillas y otra en una pierna.

Respecto al paso firme con el que avanza en la competencia –suele recibir buenos puntajes en sus presentaciones– Marcela Ugalde afirmó: "El hecho de estar aquí ya es ganancia. El hecho de participar aquí, ya es una lección de vida. Pero a conforme vas avanzando en la competencia te empezás a exigir, porque lo estás logrando; pese a ello, intento que mis expectativas no se desborden para aceptar el futuro (una eventual eliminación) serena, agradecida y sin que me afecte demasiado".

Marcela Ugalde indicó que en la competencia de ballroom ella representa al gremio de actrices del país y le enorgullece que hasta ahora haya sacado la tarea de la mejor manera.

En la pista, Marcela Ugalde es pura pólvora.
En la pista, Marcela Ugalde es pura pólvora.

"No sé si el gremio lo valorará o no porque tiene que ver con cada quien, pero a nivel personal estoy representando a mi gremio de actrices. De hecho hay colegas como Marcia (Saborío) y María (Torres) que siempre me dan el apoyo con palabras bonitas, el poder representar a ellas y a gremio en general para mí es un honor", opinó.

En Dancing with the Stars, Ugalde cumplirá este domingo un mes y una semana de estar en competir.