Maestros del trueque sigue las peripecias de un grupo de “dickerers” de Maine: harán cualquier trabajo por algo de dinero

Por: Fernando Chaves Espinach 14 febrero, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Para quien realmente lo busca, nunca hay forma de quedarse sin un trabajo por hacer. Así sobrevive un grupo de hombres en un pequeño pueblo de Maine, al noreste de Estados Unidos: haciendo cualquier trabajo que sea necesario.

Sin horario, sin jefes, ni sueldo fijo, un grupo de revendedores, o dickerers , como se les conoce en su tierra, salta entre oportunidades en el noreste de Estados Unidos. Maestros del trueque ( Down East Dickering ), serie estrenada por History Channel en Latinoamérica, nos muestra sus descabelladas formas de ganarse la vida.

Cada jueves, se publica en la zona el semanario Uncle Henry’s, buscado por los lectores por sus clasificados. Para los protagonistas de la serie, es una forma de ganarse la vida. Hay anuncios de venta de ganado, ofertas temporales, ventas de cachivaches y oportunidades para que una serie de coloridos personajes exhiban sus más curiosas habilidades. Para lo que se necesite limpiar, recoger, reparar, revender o recuperar, cuatro grupos de dickerers correrán a hacerlo –con los divertidos resultados obvios de esta vida tan azarosa–.

Véalo. Jueves 19. History. 09:00 P.M.

Todo, por supuesto, queda registrado en una serie que empieza a ganar una importante audiencia en su país, con un promedio de 1,9 millones de televidentes por episodio en su segunda temporada. En nuestro país, los conoceremos desde el primer episodio. En él, Tony debe deshacerse de su vehículo para evitarse problemas con la justicia, pero necesita otro (sin que signifique un problema más).

Por su parte, Yummy y su hijo, Mitchell, deben sacar una pesada campana del arruinado campanario de una iglesia; por su parte, Clint intentará poner en marcha nuevamente un destartalado camión, sin gastar nada de su escaso dinero.

En los siguientes episodios, los veremos persiguiendo esas extrañas oportunidades que aparecen en Uncle Henry’s . Como todos pueden leerlo en la publicación, cada uno debe correr por convencer a la persona que necesite el servicio de que él es el más indicado para el trabajo, aunque ello signifique estirar un poco la verdad o arriesgarse a misiones poco comunes.

¿De dónde surge la idea de hacer un programa así? Por supuesto, del monumental éxito de Duck Dinasty , una familia de campesinos que llamó a 12 millones de televidentes por episodio el año pasado.

Ya sea instalar un cine para motociclistas, convertir un bus escolar en un centro de diversión o arreglar un local de paintball , allí estarán los “maestros del trueque”. Como otros programas de History Channel, no se trata de actores, sino de personas reales.