Por: Jessica Rojas Ch. 10 septiembre, 2014

Es despiadado, mujeriego y machista. Germán Hincapié, de la serie La ronca de oro , tiene todo lo malo que un hombre pueda tener; pero su intérprete, el actor colombiano Leonardo Acosta, afirma que todo lo hizo por amor.

Desde Bogotá, vía telefónica, el actor habló con Viva sobre la historia de La ronca de oro y cómo fue para él interpretar el machismo de Hincapié y así convertirse en uno de los villanos más odiados de las novelas.

¿Cómo se sintió al interpretar al despiadado, mujeriego y machista Germán Hincapié?

El personaje como está concebido es un hombre de mucho prestigio y que, realmente, existió; no todos los detalles son reales, pero está inspirado en la vida real. Es un reto interpretar y darle un sentido a un personaje que de verdad existió.

Usted asegura que Hincapié realmente se enamoró de Helenita, ¿por qué?

Absolutamente, él en ella descubre el verdadero amor y todo lo que él, a lo largo de su vida, había intentado encontrar en una mujer. Todo eso lo encuentra en ella.

Su hija, que es psicóloga, lo ayudó a preparar el personaje...

Mi hija me ayudó muchísimo; ella me dio su opinión con respecto a una relación de un hombre de 46 años y Helenita que tenía 18; también, yo me puse en los zapatos del perfil del personaje que cree que se las sabe todas y llega una niña de 18 años y le vuelve patas arriba su vida emocionalmente.

Leonardo Acosta logró que el público odiara al personaje de Germán Hincapié. | REPRETEL PARA LN.
Leonardo Acosta logró que el público odiara al personaje de Germán Hincapié. | REPRETEL PARA LN.

¿Disfrutó o sufrió encarnando a Hincapié?

Totalmente lo disfruté, creo que alcanzamos a encontrar en él un personaje muy real que demuestra que los seres humanos no son malos o buenos porque quieren, sino porque están llenos de motivaciones o razones; no quiero decir que todas son válidas, pero tienen un sustento. Un amor mal manejado, así como puede ser lo más precioso del mundo, puede ser un infierno, osea que es un mar de matices por los que atraviesa Hincapié.

¿Cree que contar la historia de la Colombia de los años 50 y 60 le aporta algo bueno a las nuevas generaciones?

Sí, un país, una cultura que olvide su historia no tiene sustento para construir un bonito futuro. Esta historia tiene muchos pluses, como es recordarle a la sociedad de hoy en día que la lucha es sacrificio y que la consecución de los sueños es posible a pesar de las circunstancias. Es un recordatorio a la mujer de que por ningún motivo hay justificación alguna de maltrato ni psicológico ni físico.

¿El machismo ha cambiado?

Creo que está más escondido actualmente; a nivel latinoamericano sí sigue existiendo mucho, pero tapado o cubierto. Las mismas mujeres, desafortunadamente, encubren esos comportamientos que, insisto, por ningún motivo son justificables.

Germán Hincapié, ¿qué debe hacer para lograr esa antipatía?

La meta del actor no es crear esa sensación, sino darle las razones al personaje para que se comporte de una forma, todo está sustentado; no con eso quiere decir que sea justificable el comportamiento, pero cada cosa que hace Germán está sustentada en su psicología, que está equivocada terriblemente.

¿Qué sigue en La ronca de oro ?

En cada capítulo pasan muchas cosas; de lo que estoy segurísimo es de que no se van a aburrir y muchos de los personajes, sino todos, van a robar lo más preciado que es el corazón y las emociones de la audiencia. Buenas o malas emociones, odios o amor, pero Hinapié no va a pasar en blanco.