Las jóvenes Tortugas Ninja tuvieron que abandonar las cañerías pero la pizza les da aliento desde la superficie

Por: Arturo Pardo V. 14 febrero, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Rafael, Leonardo, Donatello y Miguel Ángel no arrugan la cara por nada en el mundo. Por eso, la gallardía y el buen humor nunca los abandonan; ni siquiera ahora, cuando las valientes y jóvenes tortugas mutantes fuesen despojadas de su centro de operaciones, que se ocultaba bajo las calles de Nueva York.

El inmisericorde y despreciable Destructor (Shredder) acabó con su acogedora casa en las alcantarillas de la Gran Manzana y, sin pensarlo dos veces, le ordenó a sus secuaces ninjas que secuestraran a la sabia rata Splinter.

Véalo. Viernes 20. Nickelodeon. 03:30 P.M.

Ante la emergencia, el cuarteto de salvadores enmascarados deberá resguardarse en la casa de campo de su amiga adolescente Abril O’Neil, en las afueras de la urbe, junto a ella y su amigo enmascarado Casey Jones.

La mudanza no será fácil, pues deberán limitar sus salidas, en un espacio sin laboratorio ni rampas para deslizarse con sus patinetas tan queridas.

La tercera temporada de TNMT ( Teenage Mutant Ninja Turtles ) llegará a la pantalla de Nick con un cuarteto verde que deberá unirse más, se verá obligado a sanar la pérdida de su líder y, además, tendrá que controlar su sed de venganza, mientras sigue preparándose con entrenamientos fuertes para darse a respetar como mutantes.

Además de su némesis Destructor, otro de sus escollos será el maléfico Kraang, el líder de una especie de alienígenas invasores cuya arma más peligrosa es el ejército de los robots Normans, que están dispuestos a todo con tal de acabar con los humanos y así habitar la Tierra.

En la casa de Abril, Leonardo, Donatello y Miguel Ángel harán un desastre, se estrechará aún más la relación con la jovencita y se aturugarán de pizza.

Sin embargo, lo más importante es que en su nuevo escondite neoyorquino, es donde planearán con sagacidad y buen humor la mejor estrategia para recuperar la paz y a su adorado maestro Splinter.