13 julio, 2014
Archivo/Twitter
Archivo/Twitter

Lo que parecía ser una simple cena de negocios terminó siendo un verdadero dolor de cabeza para la actriz Demi Moore... O al menos, eso es lo que reseña la prensa rosa.

Resulta que la ex de Ashton Kutcher asistió junto a su novio, Sean Friday, a una reunión con Kristen Stewart, en la que ambas hablarían de su nueva película.

Mientras hablaban del esperado proyecto, en el que Demi daría vida a la madre del personaje de Stewart, la joven le lanzaba sonrisas coquetas a Sean. Al percatarse de la situación, Moore trató de evitar un contacto más cercano entre ellos, por lo que no les quitaba la mirada de encima a ambos.

“Ellos intercambiaron sus números de teléfono bajo la nariz de Demi”, señaló una fuente cercana a la pareja a Radar Online, sitio que agregó que los amigos de Stewart la aconsejaron que lo mejor era quedarse bien lejos de esa desastrosa situación.

Dicen que esto encendió las alarmas de Moore, de 51 años, pues siente que no está en la capacidad de competir con la juventud y frescura de los 24 años de Kristen, quien hace un tiempo tuvo affaire con el cineasta Rupert Sanders.