Desde que el video fue publicado, la comediante perdió su trabajo como coanfitriona del especial de año nuevo de CNN y todos sus próximos programas de comedia fueron cancelados

Por: Lucía Vásquez 3 junio
Griffin junto a su abogada Lisa Bloom. Mark RALSTON/ AFP
Griffin junto a su abogada Lisa Bloom. Mark RALSTON/ AFP

¿Pánico o realidad? La comediante estadounidense Kathy Griffin, de 56 años, teme que tras uno de sus más grandes tropiezos, su carrera se arruinó.

En una ruidosa conferencia de prensa que ofreció este viernes, Griffin, entre lágrimas, volvió a pedir disculpas por el video en el que sostenía una máscara de la cabeza decapitada y sangrienta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La dos veces ganadora del Emmy, conocida por su provocativa marca de humor añadió que había recibido amenazas de muerte.

Griffin, de 56 años, fue despedida del especial de año nuevo de CNN tras la polémica fotografía.
Griffin, de 56 años, fue despedida del especial de año nuevo de CNN tras la polémica fotografía.

“No creo que tenga una carrera después de esto. Voy a ser honesta, (Trump) me rompió”, aseguró. “No tengo miedo de Donald Trump, él es un matón”.

Desde que el video fue publicado, la comediante perdió su trabajo como coanfitriona del especial de año nuevo de CNN y todos sus próximos programas de comedia fueron cancelados. Tanto Donald Trump, la primera dama Melania como Donald Trump Jr. han criticado públicamente el video.

Griffin se describió a sí misma como una mujer provocativa que a menudo ha tenido que lidiar con hombres blancos mayores en posiciones de poder.

“Lo que me está pasando nunca ha ocurrido en la historia de este gran país, que es que un presidente de los Estados Unidos, sus hijos adultos y la primera dama están personalmente, siento, tratando de arruinar mi vida para siempre. Ustedes lo conocen, nunca va a parar”, dijo.

Griffin afirmó que ha sido contactada por el Servicio Secreto. El Servicio Secreto declinó comentar el viernes, según una publicación de Chicago Tribune.

"El presidente, la primera dama y el Servicio Secreto han dejadas muy claras sus opiniones", aseguró el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.

La comediante Kathy Griffin, izquierda, habla junto a su abogada Lisa Bloom, durante una conferencia de prensa, el viernes 2 de junio de 2017, en Los Ángeles.
La comediante Kathy Griffin, izquierda, habla junto a su abogada Lisa Bloom, durante una conferencia de prensa, el viernes 2 de junio de 2017, en Los Ángeles.

La comediante repitió que la sesión de fotos por la cual se encuentra metida en un huracán era simplemente una desafortunada parodia. Además, aseguró que buscaba regresar al polémico comentario de Trump el verano pasado, cuando dijo que la presentadora de Fox News Channel, Megyn Kelly, tenía “sangre saliendo de sus ojos, sangre saliendo de todas partes”, cuando moderó un debate presidencial en 2015.

El comentario de Trump fue públicamente interpretado como una referencia a la sangre menstrual y que Kelly estaba en un estado de ánimo hostil ya que estaba menstruando.

“He hecho que todo el mundo se vuelva contra mí y solo quiero hacer reír a la gente. Eso es todo lo que quiero hacer. Me he equivocado”, aseguró. “ Si pudiera rehacer todo el asunto, habría tenido una muñeca inflada y no salsa de tomate. Yo cometo errores. Soy una comediante”. Su abogada, Lisa Bloom, dijo en la conferencia que la comediante tiene derecho, gracias a la Primera Enmienda, a reírse del presidente."Ya sea que obtengas o no tu expresión artística, en Estados Unidos, Kathy tiene el derecho de parodiar al presidente", dijo Bloom. "Ella nunca imaginó que sería mal interpretada como una amenaza de violencia contra Trump".

Etiquetado como: