28 febrero, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Muy pocas veces se anima a dar detalles de su vida privada, pero cuando lo hace, Kanye West deja a más de uno con la boca abierta por sus declaraciones.

En esta oportunidad, fue luego de que el rapero confesara de que su esposa, Kim Kardashian, lo obligara a bañarse 30 veces antes de poder tener sexo con ella.

West expresó que al inicio de la relación, la socialité no lo veía atractivo solo por el hecho de haber tenido una relación con la diseñadora y modelo, Amber Rose. Por eso, a través de los baños, ella intentaba borrar de él cualquier rasgo que hubiese dejado Rose.

El recelo entre ambas sigue estando presente, ya que hace algunos días Rose aseguró que Kim era una chica fácil para los hombres.

Por su parte, la esposa del artista se ha negado a hacer referencia a estas palabras. Algunas fuente allegadas a Kardashian aseguran que no quiere tener ningún tipo de contacto con Rose.