¿Favoritismo? Los jueces niegan tener una pareja preferida y aseguran que sus puntos son producto de la calidad del baile en la pista

Por: Allan Andino 25 septiembre, 2014
Estrictos de principio a fin. Flor Urbina, David Martínez y César Meléndez esperan un nivel superior el domingo, en la sexta gala. Diana Méndez
Estrictos de principio a fin. Flor Urbina, David Martínez y César Meléndez esperan un nivel superior el domingo, en la sexta gala. Diana Méndez

Luego de cinco galas del programa Dancing with the Stars de Teletica, las paletas con calificación de 9 y 10 brillan por su ausencia, y es que los jueces han dejado claro que no piensan sacarlas hasta no ver algo que los deje boquiabiertos.

Los encargados de dar el puntaje también rechazaron cualquier favoritismo hacia alguna de las parejas, y afirmaron que sus críticas son producto de lo visto en la pista de baile.

Flor Urbina, David Martínez y César Meléndez han disparado un rango de notas que van de cuatro a ocho puntos, este último puntaje a cuentagotas.

Entonces, ¿qué tienen que hacer los participantes para arrebatarles un 9 o 10? ¿Cuál es el criterio de valoración que utiliza el jurado?

“No las vamos a regalar (notas de 9 y 10). Hay gente con talento ahí, pero ya tienen que mostrar trabajos más inspirados. Coreográficamente más interesantes, quiero ver cosas que me dejen ‘wow’. Puedo sacar 10 como también uno, dos o tres; no tengo problema en hacer eso. Nadie le dice a los jueces cómo actuar, todos tenemos nuestros parámetros”, explicó David Martínez, especialista en ballroom.

El juez indicó que su criterio para calificar parte de parámetros muy claros. Por ejemplo, el ballroom tiene dos estilos: el latino y el standar , que se diferencian por la forma de apoyar el pie.

Además, Martínez toma en cuenta la conexión que hay en la pareja (donde el hombre es quien guía a la mujer) y lo que logra transmitir en la pista.

“Mi interés es que la gente vea no solo el ballroom , sino la danza en general como una profesión”, dijo.

En redes sociales muchos de los seguidores del programa no entienden por qué los jueces critican bien un baile, pero luego los califican con 5 o 6 puntos (de 10).

Ante eso, Martínez dijo que elogia lo positivo de la presentación, pero su criterio lo acompaña de una crítica constructiva para corregir fallos. Es allí donde resta puntos y el televidente se puede confundir.

Por otra parte, el juez y actor César Meléndez (quien ve la parte de interpretación), dijo que solo tienen 20 segundos para emitir un comentario. A pesar de eso, él trata de descubrir las cosas más positivas de cada pareja; así contrasta con las notas de sus dos compañeros.

“Intento generar un punto de equilibrio. Trato de darles una inducción para que mejoren, pero también entiendo que la interpretación necesita ir acompañada a una técnica más limpia”.

Sin contemplación. Su compañera de mesa Flor Urbina , dijo que de su mano saldrá un 9 o 10 cuando alguna de las siete parejas logre contar una historia completa; se involucren en el personaje que recrean; eviten las distracciones y se muestren seguros.

“Pasa mucho que vuelven a ver a las cámaras o con el rabillo del ojo a gente que los apoya en el público, y se olvidan del personaje que representan”, argumentó Urbina.

“Me parece irrespetuoso regalar notas a alguien por congraciarme con él o con el público. Nadie me va a influenciar. No estoy allí sentada para ser señorita simpatía; represento la parte artística y sería irrespetarlos a ellos”.