Dos episodios filmados en Tortuguero y Puerto Viejo están disponibles mediante sitios de streaming Netflix y Hulu

Por: Gloriana Corrales 3 mayo, 2016
Destacada labor. Este año, Corwin fue nominado a un Daytime Emmy por su rol como anfitrión de Ocean Mysteries . aP.
Destacada labor. Este año, Corwin fue nominado a un Daytime Emmy por su rol como anfitrión de Ocean Mysteries . aP.

Jeff Corwin, el galardonado presentador de programas de naturaleza, volvió a poner a Costa Rica en la mira de los amantes del ambiente de todo el mundo.

Hace cuatro meses, Corwin instaló su equipo de producción en el Caribe para filmar dos episodios de Ocean Mysteries , los cuales ya están disponibles en las plataformas Netflix y Hulu.

Uno de esos capítulos se centran en las investigaciones y los esfuerzos conservacionistas desarrollados en Tortuguero.

Así, el parque nacional, sus tortugas y el monitoreo de aves se convirtieron en parte del programa, que se transmite en Estados Unidos a través de las filiales de la cadena ABC.

Pablo Elizondo, director del Observatorio de Aves de Costa Rica, fue uno de los encargados de trabajar codo a codo con Corwin y su equipo. “Es interesantísimo porque ellos están muy acostumbrados a comunicar los procesos científicos. No se comportan como estrellas de la televisión”, dijo Elizondo.

“Jeff Corwin entiende los conceptos científicos y logra comunicarlos de una manera muy amena al público, pero, a la vez, científicamente correcta”, agregó.

Según el funcionario, las condiciones propias del clima en Tortuguero dificultaron la filmación, pues, por ejemplo, la lluvia impedía volar a los drones.

Elizondo recuerda que, en uno de los días de grabación, partieron en bote con todo el equipo técnico y que Corwin iba empapado de pies a cabeza.

“Corwin es una persona amena, que siempre ve las cosas de manera positiva”, afirmó. “Cuando uno camina con él, primero cuenta dos chistes y ya luego entramos en la producción”.

Exotismo. Corwin también puso la lente de las cámaras sobre el trabajo de rescate y rehabilitación que realiza el Santuario de Perezosos, con sede en Puerto Viejo.

Una de las protagonistas del episodio ahí filmado es Buttercup, una perezosa huérfana a la que casi 24 años atrás unos niños llevaron al hotel propiedad de Luis Arroyo y su esposa, Judy Avey.

La perezosa fue la inspiración para que esa pareja creara el santuario, que hoy se dedica al rescate de otros ejemplares de su especie e intenta reintroducirlos en su hábitat natural.