Gigantes de San Francisco contra Dodgers de Los Ángeles, y viceversa, es uno de los duelos que guarda mayor y encono y tradición en la dorada historia de las Grandes Ligas

Por: Arnoldo Rivera J. 5 abril, 2014
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Lo bueno del béisbol (entre tantas cosas que tiene) es que sus rivalidades son legendarias: no importa que vengan del siglo XIX, siempre parecen tan nuevas que uno le puede agregar el 2.0 sin problema alguno.

Sin rivalidad, el deporte sería algo soso, porque –hay que admitirlo– no hay nada como derrotar al adversario que uno odia en el deporte que se ama.

En las Grandes Ligas es archiconocida la que existe entre los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston; sin embargo, no es la única.

La que viven los Gigantes de San Francisco con los Dodgers de Los Ángeles es buena y no tiene nada que envidiarle a la de mulos y patirrojos.

El pleito entre Gigantes y Dodgers empezó el 18 de abril de 1883, cuando los dos eran de Nueva York –Harlem y Brooklyn, respectivamente– y quedó escrita en piedra cuando los primeros vencieron en la Serie Mundial de 1889 (no está reconocida como tal por la MLB).

Cuando en los años 50, los Dodgers emigraron del este al oeste, su dueño Walter O’Malley, convenció a su colega, Horace Stoneham, de que también se mudara a California y seguir el asunto que empezaron en Nueva York.

De este modo, los Gigantes recalaron en San Francisco y no en Minnesota, como era el plan original.

Si bien los aficionados neoyorquinos quedaron anonadados en aquel entonces, la verdad es que la rivalidad nunca decayó entre ambas novenas; más bien, se mantuvo y reforzó por el “pique” entre Los Ángeles y San Francisco.

En setiembre del año pasado, la rivalidad asomó su cara más torcida y odiosa: un aficionado de murió por heridas de puñal luego de una discusión acerca de Gigantes y Dodgers, tras un triunfo de los segundos.

El desgraciado incidente manchó el deporte, como lo hace siempre cuando la rivalidad la da campo al fanatismo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

No puede volver a pasar esto en la nueva temporada, cuando estos dos grandes adversarios –sembrados en la División Oeste de la Liga Nacional– renueven sus votos de adversarios para siempre.

Véalo. Grandes Ligas. Domingo 06. ESPN. 06:00 p. m.

El turno de Bahréin

Mercedes Benz salió a “gas pegado” en esta temporada del Campeonato Mundial de Fórmula Uno: dos carreras y dos victorias para sus pilotos.

Los triunfos de Nico Rosberg, en Australia y Lewis Hamilton, en Malasia, le permitieron dos cosas a la escudería alemana: una, dar un golpe de autoridad; otra, demostrar que es el equipo que mejor se adaptó al cambio de nuevos motores híbridos de seis cilindros; pero...

El motivo de felicidad también es razón para fruncir el ceño, pues los dirigentes de Mercedes abrigan el temor de que los dos pilotos inicien un “pique” el uno con el otro.

“Son extremadamente competitivos”, comentó el director ejecutivo de Mercedes, Toto Wolff, esta semana; a la vez, recordó la estirpe de su marca y que el equipo es lo primero (el hombre se curó en salud).

Vamos a ver cómo le va a Mercedes en esta temporada, con dos gallos en su corral.

Véalo. Domingo 06. 10:00 A.M. Fox Sports.