Muhammad Alí y Joe Frazier protagonizaron, hace casi 40 años, un combate brutal que coronó una de las más grandes rivalidades boxísticas de todos los tiempos.

Por: Arnoldo Rivera J. 25 abril, 2015
Imperdible del deporte: La pelea más grande
Imperdible del deporte: La pelea más grande

En el boxeo, rivalidades épicas producen peleas épicas; sin embargo, la salvaje tercera riña entre Muhammad Ali y Joe Frazier se pasó de la raya.

Al finalizar el asalto 14 –antes, las peleas de campeonato mundial llegaban a los 15 rounds –, los dos habían sobrepasado el límite de sus fuerzas: nunca más volvieron a ser los mismos.

Como se sabe, en el boxeo hay peleas del siglo con bastante frecuencia; mas, esta, llamada Thrilla in Manila merece el trillado cartelito más que ningún otro combate.

El mismo Ali diría que esa lucha fue lo más parecido a la muerte que jamás haya vivido. Frazier prefería morirse antes de rendirse.

Fue tal el nivel de castigo que se propinaron que cada uno le tumbó el protector bucal al adversario; el de Frazier, cayó en la tercera fila, en el asalto 13, cuando Ali tomó ventaja.

Muhammad Ali siempre gustó de provocar al rival con frases y adjetivos punzantes: era parte de su show ; sin embargo, con Frazier sobrepasó los límites de la decencia y se metió hasta, con la familia de Smokin’ Joe.

“Gorila”, “ignorante”, “Joe Kong” fueron algunos de los epítetos proferidos por el Bocazas casi desde que se anunció el combate.

Lo más feo es que Frazier intercedió, en su momento, ante el presidente Richard Nixon (1969-1974) para que le regresaran la licencia de boxeo a Ali, revocada por su negativa a enlistarse para la guerra de Vietnam.

Frazier no lo perdonó jamás; incluso, cuando Ali, tras la pelea, lo colmó de elogios, alabó sus condiciones y le deseó bendiciones; ni siquiera cuando Ali se enfermó de Párkinson: Frazier consideró que era un castigo divino.

Cuando Frazier murió (en noviembre del 2011), Ali dijo que lo recordaría con respeto.

El final fue dramático : Frazier terminó a ciegas, ya que Ali le cerró el ojo izquierdo y él era legalmente ciego del derecho; además, la riña fue de tal magnitud que Ali se desmayó tras el final de la llamada “Batalla de Manila” , que estremece aún a quienes la vivieron.

Véalo. Boxeo. LUNES 27. ESPN. 7:30 p. m.

Vecinos en la Gran Manzana

Los juegos interligas son un gran invento de las Grandes Ligas, a pesar de lo que digan los puristas, quienes creen que los equipos de la Liga Americana y la Nacional solo deben verse en la Serie Mundial.

Quienes apoyan el formato de interligas –vigente desde 1997– tienen a favor la rivalidad entre equipos de la misma ciudad, que le da un toque diferente a la temporada regular.

Así pasa con los partidos entre los Yanquis y los Mets de Nueva York, reencarnación de las Series del Subterráneo (“Subway Series”) entre los mismos Yanquis, los Dodgers –cuando eran de Brooklyn– y los Gigantes -cuando tenían su sede en Nueva York–.

El primer partido interligas de esta campaña entre ambas novenas, encuentra a los Bombarderos del Bronx trastabillando; a los Mets, con ssu mejor inicio desde que se pasaron al Citi Field, seis años atrás.

DOM. 26. 6:03 P .M. ESPN