Hombres de museo trae el pasado al presente en un choque de adrenalina que nunca se vio en sitios similares

Por: Dario Chinchilla U. 2 mayo, 2015
‘Hombres de museo’: Así se reconstruye la historia
‘Hombres de museo’: Así se reconstruye la historia

Por suerte, los museos han dejado atrás esa mala e infundada fama de ser templos del tedio. Prueba de ello es la labor de Roger Barganier y de su empresa Creative Arts Unlimited. Un equipo de ocho profesionales hacen trabajo de seso y de manos para recrear las historias de la Historia.

¿Quiere ver de nuevo la impresionante escalinata del Titanic? ¿Cómo será tener en frente esa mole de metal que fue el tanque inglés Mark 1? ¿Se imagina ver el cohete que usó el motociclista y acróbata Evel Knivel en su acto más impresionante?

Por supuesto que es asombroso ver esas piezas terminadas, pero la curiosidad alcanza otro nivel cuando aprendemos cuál fue el proceso para crear las más impresionantes instalaciones. Para eso se creó el reality show Hombres de museo , que trae la señal de History Channel.

Véalo. Lunes 4. History2. 8:30 P.M.

Cada episodio cuenta la historia de un gran proyecto y la de uno secundario. Por ejemplo, una entrega muestra el trabajo de estos investigadores y constructores que fabrican una réplica del mítico módulo lunar Apollo 13, cuyos tripulantes no pudieron hacer el alunizaje y que corrieron el riesgo de vagar a la deriva por el espacio. En el mismo episodio, otro miembro del equipo hace la reconstrucción de la espada del terrateniente medieval William Wallace, cuya historia inspiró vagamente la película Corazón valiente.

Los constructores también andan de casamenteros antiguos. Crearon una réplica de la momia del rey Tutankamón para el Museo St. Petersburg, en Florida. El cadáver recreado llegará a “acompañar” a la momia real que ya tiene el museo. En una empresa más pequeña, otro miembro del equipo construirá una bobina Tesla de corriente alterna para una escuela.

Historia y diseño

Museum Men puede ser disfrutado por todos, pero tiene algo especial para los fanáticos de la historia y para los amantes del diseño. Cada proyecto que deben asumir tiene sus propios retos en estas dos disciplinas.

Los constructores se topan con fuentes esquivas de información histórica y tiempos de entrega muy demandantes. Al mismo tiempo muchas veces deben encontrar el balance adecuado para construir con métodos originales obsoletos y echar mano de las técnicas más avanzadas de diseño para traer el pasado a la vida.

Este es un programa promete educación, claro está, sobre objetos y técnicas del recuerdo. Pero lo más importante es que habla también de la gente que convivió con ellos.