El 90% de los matrimonios estadounidenses fracasan por problemas financieros, según CNBC. Por eso, la consejera Gail Vaz-Oxlade acude al rescate con su programa Hasta que las deudas nos separen

Por: Gloriana Corrales 14 febrero, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Cuando se casaron, prometieron estar juntos hasta la muerte..., pero nadie mencionó algo acerca de estar juntos hasta que las deudas los separen.

Cuando las parejas están al borde del divorcio, entra en acción la consejera financiera Gail Vaz-Oxlade, para ayudar a parejas estadounidenses a solventar sus crisis económicas.

Véalo. Domingo 15. Discovery H&H. 06:00 P.M.

Es consciente de que el dinero no puede comprar el amor; pero , sabe de sobra que mantener vivo el amor sin dinero puede ser todo un reto.

En la tercera temporada de Hasta que las deudas nos separen , en Discovery Channel, la “superniñera del dinero” auxiliará a 13 nuevas parejas.

“Con la sensibilidad de un terapeuta y la dureza de un director financiero, Gail hace preguntas duras y presiona a las pareja a enfrentarse el uno al otro y con la realidad”, apunta el sitio web de la cadena CNBC.

“Algunas parejas se encuentran al borde de la bancarrota, otras están apenas predispuestas al desastre.

“De cualquier manera, todos ellos aprenden a salir de deudas y obtienen las habilidades que necesitan para planificar su futuro financiero”, añade la página.

En cada uno de los episodios, Gail Vaz-Oxlade visita a un matrimonio arruinado por problemas económicos. Los participantes son sometidos a diversos retos, que van desde eliminar los números rojos y sacar así sus finanzas a flote, hasta sanear las heridas sentimentales provocadas por una caja chica vacía.

Transcurrido un mes, las parejas pueden conseguir que Vaz-Oxlade les firme un cheque de hasta $5.000, dependiendo del desempeño de cada una de ellas en las pruebas.

En Estados Unidos, la serie ha tenido tal éxito, que ya se transmite su sétima temporada. Vaz-Oxlade, por su parte, sigue cosechando las mieles de la asesoría financiera y consiguió que la cadena Slice le aprobara una segunda serie de formato similar, titulada Prince$$ .