La victoria de Veep pone fin al reinado de Modern Family, que se impuso en las últimas cinco ediciones

 20 septiembre, 2015

Game of Thrones triunfó en la 67 edición de los premios Emmy como mejor drama y Veep hizo lo propio en el campo de mejor comedia, en una ceremonia que dejó para el recuerdo los históricos triunfos de Jon Hamm y Viola Davis como mejores actores dramáticos.

La victoria de Veep pone fin al reinado de Modern Family, que se impuso en las últimas cinco ediciones.

Por su parte, Jon Hamm, protagonista de Mad Men, se alzó por fin con la estatuilla tras ocho nominaciones consecutivas.

"Esto ha sido un error terrible, claramente. Me parece increíble e imposible que esté aquí hoy", afirmó el actor sobre el escenario del Teatro Microsoft de Los Ángeles (California).

Además, Viola Davis, de la serie How to Get Away With Murder, se convirtió en la primera mujer negra que gana el Emmy en la categoría de Mejor actriz en serie dramática.

"Lo único que separa a las mujeres negras de las demás son las oportunidades", declaró.

Game of Thrones también se llevó los premios al mejor actor de reparto, para Peter Dinklage en la que es su segunda victoria tras cinco nominaciones seguidas, así como los de mejor dirección (David Nutter) y mejor guion (David Benioff y DB Weiss) en la rama dramática.

"No he preparado nada, incluso estaba masticando chicle” , declaró Dinklage, realmente asombrado.

El galardón de mejor actriz secundaria fue para Uzo Aduba, de Orange is the New Black, en su segunda victoria seguida.

Entre lágrimas y completamente emocionada, Aduba indicó: "Quiero dar las gracias mil veces".

El premio de mejor comedia fue entregado por el veterano Mel Brooks, en tanto que el de drama llegó de manos del comediante Tracy Morgan, recuperado tras un accidente de tráfico que puso en peligro su vida.