El Dr. Henry Morgan es un agudo patólogo que trata de desentrañar el misterio de su inmortalidad en ‘Forever’, serie de estreno en Warner

 27 septiembre, 2014
Ioan Gruffudd es el actor que le da vida al Dr. Morgan, personaje central de la nueva serie, Forever . | WARNER PARA TELEGUÍA
Ioan Gruffudd es el actor que le da vida al Dr. Morgan, personaje central de la nueva serie, Forever . | WARNER PARA TELEGUÍA

200 años atrás el tiempo detuvo su reloj, pero la vida siguió avanzando y el mundo cambió, en todo sentido. El Dr. Henry Morgan (Ioan Gruffudd, Fantastic Four , Ringer ) lo tiene más presente que cualquier otro ser humano sobre la faz de la tierra; lleva dos siglos ingeniándoselas de una y mil maneras para poder guardar (y descifrar) el mayor de sus secretos: se ha vuelto inmortal.

Su tormento son los recuerdos, pero, a su vez, posee uno de los más grandes misterios que pueda albergar este planeta: la vida eterna.

La ironía se redondea si se toma en cuenta que su pasión es la muerte, no porque sea un psicópata o algo por el estilo, sino por su profesión como patólogo.

El único mortal que conoce su característica es su amigo y confidente, Abe (Hudd Hirsch, el emblemático Alex de la setentera serie Taxi ), quien con 75 años se mantiene entero y vital.

Conforme pasa el tiempo, mantener oculta su peculiar característica se torna más difícil y, el nuevo problema tiene nombre y apellidos: la detective Jo Martínez (Alana de la Garza- Law & Order ), de la policía de New York.

Ciegamente enamorada del Dr. Henry Morgan, la viuda Jo es una experta en resolver crímenes y su conocimiento puede ser transcendental para esclarecer casos policiacos. Cuando en una investigación descubre que este doctor ha sobrevivido a un atentado en el metro, comienza a conocerlo y pronto empieza a enamorarse de él.

Morgan por su parte es capaz de obtener muchos indicios sobre los crímenes, con solo ver la base de los callos de las manos, por ejemplo, detecta las razones de la muerte de una víctima; puede descifrar las huellas dactilares y saber con qué velocidad se dio el hecho, entre otros detalles. Únicamente el ojo de un bicentenario experto puede obtener estos pormenores en cuestión de segundos.

Y es que dos siglos de trabajar en análisis de cadáveres le han sido útiles al Dr. Morgan para poseer un ojo de experto en exámenes de muertos, su don de observación ha sido desarrollado al máximo, por lo cual es admirado y respetado... aunque siempre está latente el riesgo de que su destreza despierte sospechas sobre su secreto.

Abe, por su parte, está dispuesto a servirle a Henry en todo lo que esté a su alcance; existe tanta confianza entre estos dos personajes que el Dr. Morgan, confundido sin saber si lo que posee es un don o un castigo, le pide que lo mate.

La juventud y vida eterna puede ser una quimera para muchos, pero quizá no lo sea más tras seguir esta serie. Porque uno de los martirios más inmanejables del médico es el ir y venir de decenas de afectos en su vida... solo imagine ¿cuántas personas se pueden conocer en 200 años?

Ahora mismo está aterrorizado porque empieza a sentir algo por la detective Martínez... y teme que se repita la historia de todos sus amores... todas esas mujeres que quiso a rabiar, y que fueron muriendo.

f adlskf lasdkj flkasdj flkasjd flkasd fklj asldkjf lkasdj flkasj fklj asdlkfj asdklf lasdj flkasdj fkljas dlkfj asldkfj lasdkjf lasdkjf klasdj flkasd flkjas dlkfja sdklfj aklsdjf lkasjd fkjasd fja asldkfj lasdkf.
f adlskf lasdkj flkasdj flkasjd flkasd fklj asldkjf lkasdj flkasj fklj asdlkfj asdklf lasdj flkasdj fkljas dlkfj asldkfj lasdkjf lasdkjf klasdj flkasd flkjas dlkfja sdklfj aklsdjf lkasjd fkjasd fja asldkfj lasdkf.

Pero la inmortalidad del doctor no es como la de Wolverine, aquel hombre de garras de acero, de los X-Men , que es capaz de regenerar cualquier daño en su cuerpo de manera simultánea al ataque, no; Henry Morgan le da al ángel de la muerte la falsa alegría de hacerle creer que le ganó la partida, pero siempre resucita horas después de su supuesto deceso.

Uno de los motores de su existencia es justamente esclarecer todas sus dudas sobre el fenómeno sobrenatural que lo mantiene con vida. Es médico e investigador, al fin y al cabo.

Sin embargo seguirán vigentes muchas preguntas sin respuesta. ¿Habrá alguien detrás de la inmortalidad de Henry?; ¿Existen más personas como él?; ¿Encontrará el origen de su inmortalidad, y se podrá revertir su efecto?; ¿descubrirá Jo el secreto de Henry?; ¿Si lo descubre, cómo reaccionará?

Los viajes en el tiempo y los temas de inmortalidad usualmente son de gran atractivo, y esa es la gran apuesta de Forever, uno de los ambiciosos estrenos de Warner Channel esta semana.

Esta historia escrita y producida por Matt Miller ( Chuck - Las Vegas - Human Target ), promete emoción, melancolía, dudas, confusión y amor.

El origen de todo

Matt Miller, el productor, ha dicho a la prensa que todas las ideas para poder darle lugar a la serie, surgieron después de una noche en la que estaba durmiendo a su hijo de cinco años.

El niño le preguntó a su padre: ¿“papá algún día te vas a morir”?. Entonces, Miller empezó a plantearse situaciones hipotéticas sobre la inmortalidad, como las que plantea justamente en Forever.

De todas maneras, el tema tarde o temprano ha estado en la mente de prácticamente cualquier ser pensante sobre el planeta, así sea durante unos minutos.

Véalo. Lunes 29. Warner. 07:45 P.M. Vier. 3. 04:00 P.M.

Luego de haberles dado vida a todos los personajes en papel, Matt se asoció con Dan Lin y Jennifer Gwartz como productores ejecutivos.

El elenco de actores también le suman puntos a la apuesta, pues fueron reclutados, aparte de Ioan Gruffudd, Alana de la Garza y Hud Hirsh, Lorraine Toussaint (Teniente Joanna Reece), Donnie Keshawarz (Detective Hanson) y Joel David Moore (como Lucas Wan).

La crítica ha sido bastante benévola no solo con la línea argumental, si no también con las interpretaciones, empezando con el protagonista, quien realmente transporta al espectador a su atormentado mundo, el de un hombre que sufre porque tiene lo que muchos añoran: inmortalidad.