En 14 episodios se analiza desde la perspectiva de la ciencia, por qué no funcionaron experimentos de aficionados que terminan con dolorosas consecuencias

 1 septiembre, 2014

Miami (EFE).

El actor y exintegrante del grupo juvenil RBD, Alfonso Poncho Herrera incursiona en la conducción de programas de televisión con La Ciencia del Absurdo, un formato en el que se analizan científicamente los desaciertos o bloopers que circulan por Internet.

El programa de la cadena Nat Geo Mundo, dirigido al mercado hispano de Estados Unidos, se estrenará el 6 de setiembre y a través de 14 episodios se analizará, desde la perspectiva de la ciencia, por qué no funcionaron experimentos de aficionados que terminan con dolorosas consecuencias.

Desde choques de motocicletas, percances en trampolines o explosiones inesperadas, La Ciencia de lo Absurdo indagará en el aspecto científico de por qué fallaron estos intentos que llegan a tener miles de vistas en Internet.

"El objetivo es divertir a la gente y dejar un poco de aprendizaje a partir de los videos dolorosos en la red. Creo que es un formato entretenido en donde además se explica de una manera muy dinámica y con bases científicas diversos incidentes que expondremos en el programa", señaló el actor mexicano en entrevista telefónica desde México.

Según el artista, uno de los protagonistas de la popular serie RBD La Familia: "Como hispanos gusta el buen humor y estoy seguro que La Ciencia de Lo Absurdo será bien recibido por todos los paisanos allá en Estados Unidos".

Herrera afirmó que con este programa el público se va a reír, se va a entretener. "Es una mezcla entre ciencia y absurdo como lo dice su nombre", dijo.

Con la idea de que de con los bloopers se aprende, Nat Geo Mundo investiga, por ejemplo, de qué manera la aceleración e inclinación inciden en el arco parabólico del salto de un ciclista en una BMX, o cómo la Ley de Hooke repercute en un salto con palo.

Para Herrera, esta experiencia en la conducción de un programa de este tipo ha sido algo nuevo y divertido.

"Me quedé con ganas de más. Espero pronto podamos estar hablando de una segunda temporada, con más golpes y más ciencia", confesó.