Fox Life estrena la serie de drama que sorprendió a Estados Unidos en el 2016 y que, en su primera temporada, consiguió 11 nominaciones a los premios Emmy

Por: Natalia Díaz Zeledón 30 julio
Milo Ventimiglia y Mandy Moore interpretan a los patriarcas de la familia Pearson. La pareja cría a tres hermanos que nacieron el mismo día. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.
Milo Ventimiglia y Mandy Moore interpretan a los patriarcas de la familia Pearson. La pareja cría a tres hermanos que nacieron el mismo día. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.

La vida es enorme. El primer episodio de This is Us muestra apenas fragmentos de cinco de ellas: un actor guapo, una mujer obesa, un padre de tez negra, un matrimonio en la víspera del parto de sus hijos.

This is Us (“Estos somos nosotros”, en español) es un drama extraordinario con un corazón ordinario. No hay zombies , no hay monstruos, no hay terroristas. Su única preocupación es la gente común y corriente: cinco de ellos, emparentados por sangre e historia.

La familia Pearson no esconde grandes intrigas ni traiciones melodramáticas. La mayor parte del tiempo son personas que se aman y se apoyan, aún cuando no sean para nada perfectos.

Los pequeños misterios de lo cotidiano provienen de otros lugares: malentendidos, inseguridades, recuerdos que se convierten en leyendas tan poderosas como para levantar una familia con el paso de los años y tan dolorosas como para deshacerla en cuestión de segundos.

“Las familias, después de todo, construyen gigantescas mitologías sobre ellas mismas, llenas de chistes internos y constantes recuentos de los momentos más importantes de su historia. This is Us sencillamente imita esos comportamientos y los entreteje en la estructura de un show de misterio”, escribió el crítico de televisión del sitio web Vox , Todd VanDerWerff, en noviembre pasado, en las vísperas del gran enigma que tanto intrigó a los críticos de tele en otoño del 2016.

Por esos meses, en la “era dorada” de la televisión, no eran los grandes aspavientos de los servicios de streaming ni los géneros fantásticos los que se estaban ganaban la fidelidad del público estadounidense.

En los momentos más brillantes de la ciencia ficción y la fantasía, el programa que movía los hilos de las emociones del público era un drama tan común y corriente que daba la correcta impresión de que, en el fondo, no era tan ordinario.

Justo ahora que ha cerrado el ciclo de su primera temporada en Estados Unidos y ha recibido 11 nominaciones a los premios Emmy –entre ellas, una candidatura como mejor serie de drama–, la serie será transmitida en Latinoamérica en Fox Life.

Realmente, ¿por qué hay que verla?

En los primeros episodios de la serie, Kevin (Justin Hartley) y Kate (Chrissy Metz) tienen que renegociar los límites de su relación como hermanos. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.
En los primeros episodios de la serie, Kevin (Justin Hartley) y Kate (Chrissy Metz) tienen que renegociar los límites de su relación como hermanos. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.

Había una vez...

Cada show tiene su propia mitología. Si algo fantástico ocurre desde el comienzo de la historia, el público estará buscando lo mismo hasta su final. Si en el primer episodio la magia es posible, será posible para el resto de la temporada.

El primer episodio de This is Us no huye de lo fantástico.

Una pareja joven está enamorada entre sí y de sus futuros trillizos, a quienes, aún antes de nacer bautizan como the big three , los tres grandes.

Los niños que crían crecen rodeados por la magia de su origen.

Memorizan una porra que suena un poco ridícula pero que los mitifica: Primero, llegué yo y papá dijo ‘¡Vaya!’ Luego, llegué yo y mamá dijo ‘¡Viva!’ Y luego, llegué yo y papá dijo ‘¡Son tres!’

Precisamente, el fundamento mitológico de This is Us es el día de nacimiento de los tres hermanos.

Jack Pearson (interpretado por Milo Ventimiglia, de fama de Gossip Girl y Heroes ). cumple 36 años el día que su esposa Rebecca (la actriz y cantante Mandy Moore) rompe fuente.

36 años más adelante, tres Pearson adultos celebran su cumpleaños cada uno a su manera: uno en una excesiva fiesta de Hollywood, una reprendiéndose a sí misma por sus hábitos alimenticios y, un tercero, junto a su familia.

Pasado y presente componen un tapiz con grandes espacios entre sus hilos. Los episodios no ofrecen soluciones para las cosas que no quedan claras; tanto así que una larga y dolorosa ausencia de Jack sigue siendo un misterio para el momento en el que la serie termina los 18 episodios de su primera temporada.

“Si tienes una caja de videos caseros o un álbum fotográfico no siempre comienzas desde el principio para llegar al final”, explicó Ventimiglia a Vanity Fair sobre el misterio. “Saltas y das sentido a los momentos para comprender el panorama de cómo viven sus vidas”.

Cada hermano Pearson vive su vida ensimismado pero, a gran escala, también recorre el destino común de su historia familiar.

Lo real es maravilloso

En el 2016, Kevin (Justin Hartley), Kate (Chrissy Metz) y Randall (Sterling K. Brown de fama de American Crime Story ) ya no viven bajo el techo de sus padres. Son adultos y tienen la misma edad que cumplió Jack cuando se convirtió en su padre.

Los tres grandes siguen siendo tres pero ya no son tan grandes. Fracasan, una y otra vez. Son humanos.

“¿Qué tiene de malo ser normal?”, pregunta Kevin frente a dos colegas actores, mientras los deja ver un video familiar. “No estoy seguro de que hayas experimentado nada real en tu vida entera. Comienzo a sentir que apegarte a algo que no es una actuación calculada es inmanejable para tu cáscara de humanidad”, embiste.

This is Us invierte mucho tiempo en lo “real” pero, en realidad, su mayor atributo proviene de lo “maravilloso”.

‘This is Us’ hila historias del pasado de los Pearsons junto con historias de su presente. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.
‘This is Us’ hila historias del pasado de los Pearsons junto con historias de su presente. FOTO: Cortesía de la cadena NBC.

“Es verdad que respondemos mejor a los dramas cuando cuentan historias arraigadas en nuestras experiencias particulares”, escribió la periodista Sarah Hughes en The Guardian cuando la serie se estrenó en Gran Bretaña. “Este es un show en el que grandes y trágicas cosas pueden ocurrir y ocurren: padres se mueren, padres ausentes regresan, hay colapsos nerviosos. Pero la serie no se olvida de que son los más pequeños momentos los que más cuentan”.

La vida que encierra This is Us es enorme. Cada episodio de una hora tiene el fragmento de cinco vidas, dos generaciones.

“La historia de Kate la ayudó a conectarse (consigo misma) y a no sentirse sola”, aseguró Chrissy Metz a Vanity Fair , sobre la historia de una fan que le habló en un restaurante de Nueva York. “La hizo sentir que estaba bien tener sentimientos y no entenderlos”.

Las pequeñas y grandes peleas delos Pearson no tiene otro propósito que servir de espejo al público, aún cuando lo hagan en extremos fantásticos.

“Estos somos nosotros”, exclama el drama. No es una introducción sencilla a su elenco, por el contrario, es una afirmación un tanto fanfarrona: esta realidad somos nosotros.

Véala: Martes 1 de agosto, 9 p. m., Fox Life.