Series web, creadores de contenido y famosos personajes que se han hecho virales han surgido gracias a su presencia en YouTube.

Por: Alessandro Solís Lerici 8 febrero, 2015
‘El moradito’ fue una de las primeras “celebridades” virtuales criollas en el país. El músico y diseñador Andrés Calvo es el cerebro detrás del personaje.
‘El moradito’ fue una de las primeras “celebridades” virtuales criollas en el país. El músico y diseñador Andrés Calvo es el cerebro detrás del personaje.

El programa de socios de YouTube –mediante el cual creadores de contenido pueden monetizar su trabajo directamente con la página– también es utilizado por varios youtubers costarricenses.

La serie web La Vuelta, que estrenó su primera temporada en abril del 2013 y ya tiene planes para la tercera, recibió al cabo del lanzamiento de su cuarto episodio la invitación de YouTube para formar parte del programa.

“Nosotros ignorábamos lo de ser partners de YouTube hasta que nos mandaron el email”, comenta Raúl Cabrera, director y actor de la serie. “Nuestros primeros cuatro capítulos viralizaron la serie entera, y desde entonces podemos monetizar a partir de anuncios. Sí se requieren bastantes visitas y subir mucho contenido. No es fácil en el sentido de que hay que estar subiendo contenido muy constantemente”.

El canal de Viddy Films, creadores de La Vuelta, tiene casi un millón de visitas y lo que sus creadores ganan como asociados les permite cubrir algunos de los costos de la producción, pero la mayoría de la serie sigue siendo autofinanciada y cuenta con patrocinadores externos.

El alto costo de una producción original no permite total sostenibilidad con el programa de socios de YouTube. Caso similar les sucedió a otras series como DeleViaje, que tuvieron que acudir a patrocinadores para desarrollar sus productos.

Personajes. La idiosincrasia costarricense ha sido muy bien retratada en YouTube gracias a celebridades virtuales que aprovecharon la plataforma para difundir su comedia.

Todos recuerdan al Moradito, aquel espécimen de corazón saprissista que compartió con todo el país sus consejos para ligar e incluyó en el inconsciente colectivo frases como “¡pura ía mae!”.

El músico y diseñador Andrés Calvo es el cerebro detrás del personaje; recuerda que cuando quiso aprender sobre el programa de socios, este no estaba disponible en el país. Hacer dinero suficiente para vivir de eso –y con venta de mercadería– no fue posible para Calvo, quien incluso llegó a Teletica en el 2009, cuando el Moradito estaba en la cima, y actualmente tiene un cómic en La Teja.

Oldermarsh de Tierra Blanca es otro pilar de nuestros youtubers, y es obra del arquitecto Boris Alonso Sosa. Él no forma parte del programa, pero sí ha logrado generar ingresos importantes a raíz de la celebridad virtual.

Sosa desarrolló una línea de productos que va desde tazas y jarras cerveceras hasta delantales y camisetas. “He tenido un mercado fiel, estable; consumidores de los productos de Olde”. Ahora su popularidad es tal que ya apareció en dos películas –Italia 90 y Maikol Yordan–, no como Oldemarsh, sino como él mismo.

Virtual. El contenido de YouTube va más allá de personajes, series, películas o videos. Hay tutoriales, reseñas, vlogs de opiniones y mucho más. De eso se han aprovechado millones de usuarios a nivel mundial, y también varios ticos, como XareksTV, BodiusD y gizmog, entre otros.

Gabriel López es el nombre de cuna de gizmog, quien en el sitio SocialBakers.com aparece como el youtuber más popular de Costa Rica, con más de 244.000 de suscriptores, muy por encima de los perfiles de Teletica y La Nación en la mentada plataforma.

En sus videos normalmente se le ve jugando videojuegos, no tanto reseñándolos, lo que le ha valido más de 21 millones de reproducciones en sus videos. Por supuesto, López es parte de y aprovecha el programa de socios de YouTube.

“No lo hago para vivir. Es como un hobby pagado, pero a lo mejor más adelante le dé una oportunidad”, comenta el usuario, quien trabaja como administrador de cuentas de una empresa de información y tecnología; es decir, en un gremio no ligado a la producción audiovisual o a los videojuegos.

Sin embargo, recuerda que antes de tener a su hija, en su momento más activo, ganaba unos $1.000 al mes gracias al programa de socios, y además tenía patrocinadores externos. Es por eso que dice que podría darle una oportunidad al trabajo en el futuro.

“Hay una gama gigantesca de tipos de videos que se pueden hacer en YouTube: maquillaje, peinados, DIY, carpintería... Es un Google de videos, entonces quien tenga producción audiovisual original sobre un tema que la gente quiera buscar es probable que encuentre buena audiencia y eso le podría dejar dinero”, recomienda y enfatiza el youtuber costarricense.