ESPN había anunciado que uno de cada 11 hogares vio el partido del domingo

 23 junio, 2014
Aficionados estadounidenses celebran uno de los goles de la Selección de EE. UU. en Grant Park, Chicago, donde se instalaron pantallas gigantes.
Aficionados estadounidenses celebran uno de los goles de la Selección de EE. UU. en Grant Park, Chicago, donde se instalaron pantallas gigantes.

WASHINGTON

Aunque el partido entre Estados Unidos y Portugal terminó en empate (2-2), el resultado fue excelente para la televisión norteamericana, ya que lo vieron 18,2 millones de telespectadores, la mayor audiencia jamás registrada en ese país para un encuentro de soccer.

Según ESPN, que transmitió el encuentro en directo, el partido fue visto por 18,2 millones de telespectadores. "El partido de fútbol más visto en la historia de Estados Unidos", aseguró el canal por cable este lunes por la noche.

El récord precedente era la final del Mundial femenino de 1999, con 18 millones de espectadores.

Los aficionados al fútbol fueron particularmente numerosos en Washington, Nueva York, Boston y otras ciudades de la costa Este.

Anteriormente, ESPN había anunciado que uno de cada 11 hogares estadounidenses vio el partido del domingo y que la cuota de pantalla fue del 9,1%, precisando que se trataba de la más alta para un horario de final de tarde en lo que va de Mundial.

El anterior partido de EE. UU. en Brasil-2014, contra Ghana y en el que ganaron 2-1, fue visto por 11,1 millones de personas.