31 mayo, 2014
Archivo
Archivo

Después de enterarse de la muerte de su amiga Peaches Geldof (derecha), Courtney Love (izquierda) no deja de atormentarse con la idea de que, si hubiese insistido más en ser una mentora para ella, quizá la joven no hubiese fallecido por una sobredosis de heroína.

Según declaró Love a la revista In Touch , no deja de pensar en el momento en el que se encontró con Geldof en un hotel de Los Ángeles, y la joven estaba acompañada por un amigo que le estaba vendiendo pastillas que solo se pueden comprarse con receta médica.

“Debí sacarlos a los dos a empujones de la habitación. No quería ver cómo Peaches destruía su vida. Intenté hablar con ella y hacerle entender que lo que hacía no era bueno”, dijo Love.

Para Courtney, es “increíble” que una chica llena de vida y con dos hijos muriese víctima de su adicción.