Prestigioso bufete de Nueva York Gair, Gair, Conason, Steigman, Mackauf, Bloom & Rubinowitz es el representante legal de la productora televisiva

Por: Manuel Herrera 27 enero, 2015

La clínica de endoscopia Yorkville y los médicos responsables de la cirugía que dejó en condición delicada a la comediante Joan Rivers, y que posteriormente le provocó la muerte, ya fueron demandados.

Melissa Rivers, hija la ácida humorista fallecida el 4 de setiembre pasado, inició este lunes el proceso legal con el fin de entablar un precedente y así evitar que otras familias sufran situaciones similares.

Así lo informó la misma Melissa, productora ejecutiva del programa Fashion Police de E! Entertainment Television, en un comunicado que difundió en sus cuentas de redes sociales y en su página web.

"El nivel de la mala gestión médica, incompetencia, falta de respeto y abuso es una situación ofensiva y francamente casi incomprensible", explicó Melissa.

Prosiguió: "Lo que me guía finalmente fue mi inquebrantable convicción de que ninguna familia debe pasar jamás por lo que pasó mi madre, Cooper (nieto de Joan) y yo".

Melissa dejó claro que la demanda es una de los pasos más difíciles que ha realizado a lo largo de sus 47 años. "No solo mi madre se merecía algo mejor, todos los pacientes se merecen algo mejor", justificó.

Joan Rivers murió el 4 de setiembre. Ella y su hija eran muy unidas. | ARCHIVO.
Joan Rivers murió el 4 de setiembre. Ella y su hija eran muy unidas. | ARCHIVO.

Jeffrey Bloom, uno de los abogados de la familia comentó: "Si los doctores hubiesen actuado como médicos y no como grupies, Joan Rivers, habría estado haciendo el Fashion Police la semana pasada".

Desde ese momento, los abogados se encargaron de recolectar todas las pruebas del fallecimiento de la comediante antes de poner en firme la demanda, ayer lunes.

Joan Rivers falleció el pasado 4 de setiembre a los 81 años, luego de permanecer internada ocho días en el Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, donde ingresó en condición delicada al sufrir un paro cardiorrespiratorio en la clínica Yorkville, donde se realizaba una cirugía en su garganta.

A mediados de octubre, la oficina forense de Nueva York confirmó que Rivers había muerto por falta de oxígeno a raíz de las complicaciones terapéuticas que sufrió en la cirugía que pretendía evaluar sus cambios de voz y su reflujo estomacal.

"La clasificación de una muerte como una complicación terapéutica significa que se debió a una complicación previsible del procedimiento médico", señalo el reporte forense.

Agrega que la comediante fue sedada con el anestésico propofol y mientras era examinada sufrió un paro cardíaco y padeció falta de oxígeno en el cerebro por un periodo prolongado de tiempo, lo que causó daño cerebral.

En términos médicos la muerte se debió a una encefalopatía por anoxia debido a un paro hipóxico.