El comediante debuta en la plataforma de televisión ‘streaming’ con su ‘stand-up comedy’. Se une a otros de su tipo que ya se presentan en ese sitio

Por: Arnoldo Rivera J. 5 julio, 2015

Los programas de stand–up comedy (comedia en vivo) no son le ajenos a la pantalla de televisión desde hace unos 30 años.

HBO fue el primero en poner al aire esos shows en los 80. De esa época, Richard Pryor Live in Concert es un verdadero clásico del género.

La tele es hoy otra cosa tan distinta que los televidentes ahora deciden el cómo, cuándo y dónde ven sus programas; algo lógico en la era de la movilidad digital.

Como la stand-up comedy mantiene su vigor, pues no pasó mucho tiempo para que se viera en un nuevo espacio: el ciberespacio.

Netflix, la compañía que abrió el camino a la forma de ver televisión, ya tiene su lista de comediantes en su plataforma streaming: Aziz Ansari, Marc Maron, Jim Jeffries, Bill Burr, Moshe Kasher, Brian Posehn, Craig Ferguson, Nick Offerman, Chelsea Peretti y Chelsea Handler, entre otros.

Chris Tucker llega a Netflix
Chris Tucker llega a Netflix

Ahora, a la lista se une Chris Tucker –considerado por muchos el segundo Eddie Murphy– el que llega con su propio programa a Netflix. Una buena movida de la compañía.

“Es una verdadera estrella, con un talento único en su tipo. Su energía, entrega y estilo original hacen de él uno de los cómicos más divertidos de nuestro tiempo”, expresó Ted Sarandos, director de Contenidos de Netflix acerca de su nueva ficha.

“No podemos esperar para compartir su voz distinta y divertida con nuestros miembros en todo el mundo”, agregó Sarandos.

El comediante debutará con Chris Tucker Live , el cual podrá ser visto desde el próximo 10 de julio.

Grabado en el Historic Fox Theatre, en Atlanta, Georgia, –su terruño–, Tucker hará un recuento desde su infancia hast su éxito en Hollywood.

Conocido por películas como Rush Hour o Silver Linings Playbook , el comediante, simplemente, hará en este programa lo que hizo antes de actuar en el cine o la televisión: hacer reír a la gente con sus chistes.