Dwayne Johnson salió de la lucha libre televisada para convertirse en estrella de cine. Hoy HBO le abre de nuevo la puerta de la pantalla chica

Por: Víctor Fernández G. 28 junio, 2015

Con la ceja levantada, la montaña de tonificados músculos vuelve a ver a la cámara... ¡Kaboom! Aquel gesto es universal y los millones de televidentes lo entienden: La Roca está cocinando algo y un pobre diablo pagará las consecuencias.

La imagen corresponde a unos 15 años atrás, cuando Dwayne The Rock Johnson encabezaba cómodo el listado de los luchadores más populares de la cultura pop. Estrella indiscutible de la lucha libre estadounidense, aquel gigante de sangre samoana repartía dolor a sus oponentes sin asco, mientras la fanaticada lo bañaba en ovaciones y dólares. Eran los mejores años de la World Wrestling Federation (WWF, luego rebautizada WWE). The Rock hablaba de sí mismo en tercera persona y sostenía combates épicos y teatrales con otros íconos de las patadas voladoras y volteretas como Stone Cold, Mandkind, Triple H, Big Show, The Undertaker y Chris Jericho.

Tanto carisma llamó la atención de Hollywood y Johnson paulatinamente se apartó del ring para forjarse una carrera en el cine. Primero películas pequeñas, comedias de poca monta, para luego pasar a los blockbusters de acción, tipo Hércules , La falla de San Andrés y, desde luego, la franquicia de Rápido y Furioso , que coincidiendo con la incorporación de Dwayne se perfeccionó como una eficiente máquina de taquilla.

Convertido en el actor que más dinero recauda en las boleterías (según Forbes así fue en el 2013 y todo apunta a que este año repetirá), Dwayne Johnson no tiene necesidad de volver a la televisión. Claro, cuando HBO es el que toca a la puerta, esa es una oferta imposible de rechazar.

Volver a la raíz. Si bien fue en la lucha libre que se convirtió en leyenda, Dwayne Johnson empezó a labrar su nombre en el fútbol americano. Por eso, su selección para estelarizar la serie Ballers es natural, por más efectista que parezca.

Con los pies bien metidos en la comedia, Ballers es una historia de fútbol americano cuando el fútbol americano se acaba. Al menos activamente.

Johnson interpreta a Spencer Strasmore, un exjugador que aún tiene fresco en los oídos sonidos como las ovaciones de estadio y los saludos de los gerentes bancarios. Hoy su vida carece de ambos.

Sin embargo, Spencer sigue siendo tan ingenioso como cuando derribaba oponentes sobre el césped y sabe los efectos de despilfarrar una fortuna como pocos. Y es ese conocimiento el que le abre las puertas de un negocio tan lucrativo como ingrato: la asesoría financiera de millonarios astros deportivos.

El feliz regreso a la TV de La Roca
El feliz regreso a la TV de La Roca

La transición de súper estrella a ejecutivo podrá parecer cómica en el contexto de Ballers , pero está inspirada en mucho de lo que sucede con los astros del deporte una vez que la palabra “retiro” se torna ineludible. Algunos siguen vinculados a sus antiguas disciplinas desde puestos gerenciales y directivos, y otros tantos simplemente son absorbidos por la normalidad y la intrascendencia. Spencer se resistirá, con toda su fuerza y perfecta sonrisa, a pasar al panteón de los olvidados.

Reto dominical. Ballers llega a HBO como parte de su nueva oferta para las noches de domingo, por mucho el horario estrella de ese canal de cable. El reto para este y los nuevos programas es enorme, pues deben retener a los televidentes habituales y tratar de conquistar a los nuevos en el mismo horario en el que hace apenas un par de semanas brillaba la imbatible Game of Thrones .

Para esto, HBO ofrece un combo de un drama y dos comedias: la segunda temporada de la ya mítica True Detective y los estrenos de Ballers y la parodia política The Brink .

En el caso que aquí nos ocupa, la serie de deportistas tendrá una primera temporada de 10 episodios, cada uno de media hora de duración. Como productor ejecutivo está no solo Johnson (entre otros), sino su gran amigo, el también actor Mark Wahlberg.

En el elenco, además de The Rock, también se incluyen rostros conocidos como Omar Benson Miller ( CSI: Miami ); John David Washington (exjugador de los St. Louis Rams); Rob Corddry ( The Daily Show ), y LeToya Luckett (exintegrante del grupo musical Destiny’s Child). Todos ellos se mueven en la escena deportiva de Miami, con todos los excesos que esto implica.

Un aspecto que se le reconoce a la serie es su adecuado manejo de la materia deportiva. En este tiene mucho que ver que no solo dos de sus estrellas –Johnson y Washington– fueron profesionales del fútbol americano, sino también uno de sus guionistas.

En un giro de carrera que da para crear un cuento aparte, Rashard Mendenhall se retiró a los 26 años de la NFL –liga en la que militó con buen suceso en los Pittsburgh Steelers y los Arizona Cardinals– para dedicarse a escribir. El aún joven deportista abandonó su profesión en el mejor momento para plasmar sus vivencias en guiones de televisión que terminaron siendo una parte importante de Ballers .

“No se suponía que me marcharía de la NFL, pero lo hice. No se suponía que escribiría televisión, pero lo hago. Se suponía que estaría perdido después del fútbol. No lo estoy. Me reinventé. Esta es mi primera transformación. Se supone que debería estar en bancarrota en este momento o tal vez en cinco años, según las estadísticas. De cualquier modo, no estoy ni cerca de eso. No se supone que sea algo distinto que un jugador de fútbol”, aseguró el transfigurado Mendenhall en un reciente artículo del Huffington Post .

Ballers es una historia de gente que se reinventa, que rompe el molde, tanto en la vida real como en la ficción. Hace 15 años nadie hubiese apostado un peso a favor de una promisoria carrera actoral para un gigante luchador de (aparentes) malos modales y que hacía de la agresión su medio de trabajo.

Hoy, con los codazos y majonazos de la WWF como un lejano recuerdo, Dwayne Johnson ya no necesita alzar la ceja para atraer la atención de las cámaras. El hombre que se partió el alma en calzoncillos frente a millones es hoy un elegante sinónimo de éxito en Hollywood; un nombre que se pronuncia con respeto incluso dentro de los respetables pasillos de HBO.

Día: Domingo 28

Canal: HBO

Hora: 8:00 P. M.