Experimentado El artista fue concursante en Big Brother VIP 2 y es parte del elenco de La hora pico

Por: Jessica Rojas Ch. 1 julio, 2014

Por un tiempo dejó la careta de comediante para convertirse en presentador de uno de los shows más vistos en su natal México. Adrián Uribe quiere ganar con méritos propios un nuevo logro en su carrera.

Al lado de la cubana Livia Brito, es el animador de Bailando por un sueño en su tercera edición. El concurso de baile de Televisa dejó atrás a conductores experimentados como Adal Ramones y Héctor Sandarti para abrirle paso al humor de Uribe.

El comediante dejaría por un par de semanas la conducción del programa para ir al Mundial de Brasil a hacer cápsulas de humor para Televisa; pero antes del viaje, habló desde México con Viva sobre su nueva etapa como conductor de televisión. A continuación un extracto de esa entrevista telefónica.

Esta es su primera vez como conductor, ¿cómo se preparó?

Viendo videos, tomando notas y haciendo lectura de otros realitys . Pero, además, poniendo mi toque, quiero hacerlo a mi estilo.

¿Cómo logra mantener una adecuada relación entre el humor y la conducción?

Hay que saber manejar las sensaciones, el humor, bromear un poco sin salirme del guion. Hay momentos muy intensos durante el programa y hay que saber en qué punto estás para no equivocarte.

¿Su experiencia como participante en un Bailando por un sueño le ayudó?

Ayuda mucho a formar una empatía con los participantes, porque sabes bien qué es lo que están pasando ellos con los retos, los ensayos y hasta las nominaciones.

¿Qué es lo que más ha disfrutado de esta faceta?

El manejo y el contacto directo con el público; en los programas de televisión grabados no hay esa retroalimentación que es tan enriquecedora e importante.

Adrián Uribe es uno de los comediantes más reconocidos en su natal México. | REPRETEL PARA LN.
Adrián Uribe es uno de los comediantes más reconocidos en su natal México. | REPRETEL PARA LN.

¿Qué es lo más difícil a lo que se ha tenido que enfrentar como conductor en el show ?

Hay que tener mucha chispa; yo me divierto demasiado en el programa. El secreto es pasarla bien y disfrutarlo, pero hay que ser muy sensible, cuando hay un momento de tensión hay que ser empático con los concursantes y eso es retador.

¿Cómo es la relación con su coanfitriona Livia Brito?

Tenemos una gran amistad, ella es hermosa y ayuda mucho en la conducción, es el vivo reflejo de lo que quiere mostrar el programa: arduo trabajo.

¿Cuál es la mayor satisfacción que ha tenido hasta ahora en el show ?

Muchísimas, ayudamos a las familias y la labor social es muy grande. Los participantes saben que están expuestos a perder, pero las ganas que le echan a su trabajo lo llena a uno de esperanza.

¿Qué sorpresas trae Bailando por un sueño en esta edición?

Les espera mucho espectáculo, diversión, buen humor y mucho más baile. Además, conocerán más a fondo a los seres humanos que están concursando y que tienen muchas ganas de salir adelante.

¿Qué mensaje deja este programa para la familia?

Que hay que luchar para alcanzar las metas y que nada se puede quedar fuera de nuestra inspiración. Bailando por un sueño muestra que las cosas con trabajo pueden lograrse pero que hay que luchar por ellas.

¿Conoce algo especial de Costa Rica?

Los ticos son unos grandes bailadores. Cuando vinieron a concursar a México hicieron un gran papel y dejaron el nombre de su país muy en alto. Además, son personas muy amables, alegres y hospitalarias. La vez que estuve por allá nos fue de maravilla. Espero regresar pronto a Costa Rica.