11 abril, 2016
El actor Kevin Spacey (al frente), interpreta al ambicioso político Frank Underwood en la serie de Netflix 'House of Cards'.
El actor Kevin Spacey (al frente), interpreta al ambicioso político Frank Underwood en la serie de Netflix 'House of Cards'.

Saint Denis, Francia

El actor Kevin Spacey, magistral en la piel del ambicioso político Frank Underwood en la serie de Netflix House of Cards, ironizó hoy sobre las similitudes entre su despiadada interpretación y algunos candidatos a la presidencia de Estados Unidos.

"Frank Underwood es un personaje de ficción. Algunos de los candidatos presidenciales en Estados Unidos también parecen serlo", declaró Spacey, sin alusiones directas, durante la presentación de las novedades de Netfllix en la Cité du Cinéma de Saint-Denis, al norte de París.

Spacey, la gran estrella con la que la citada plataforma de contenido audiovisual en línea se lanzó en 2013 a distribuir contenido original, trazó el paralelismo entre el guion de la serie que protagoniza y la realidad.

"A veces, cuando llego al hotel después de grabar, me pregunto: '¿Hemos ido demasiado lejos? ¿Nos hemos pasado?'(... ). Después enciendo la televisión, pongo las noticias y pienso: 'Nos hemos quedado cortos'" , bromeó el actor.

El actor, conocido por sus trabajos en American Beauty (1999), de Sam Mendes, y The usual suspects (1995), de Bryan Singer, -por las que ganó sendos Óscar- se refirió a los comentarios sobre House of Cards que recibe de sus allegados en la clase política.

Algunos personajes dedicados al servicio público, tanto demócratas como republicanos, se quejan de que la serie, que muestra una ambición y falta de escrúpulos desmesurada entre la elite política estadounidense, es demasiado fantasiosa, explicó.

"Otros me dicen: 'Es más realista de lo que la gente debería saber'", ironizó el protagonista de una serie que acaba de estrenar su cuarta temporada y en la que comparte protagonismo con al actriz Robin Wright.

El actor ejerció de gran estrella invitada en un evento de Netflix, que nació en 1997 como un servicio de alquiler de películas por correo postal y en dos décadas se ha convertido en líder del visionado audiovisual en línea (streaming) , con más de 75 millones de usuarios en 190 países.