24: Legado es la esperanza de Fox para seguirle sacando kilometraje a una de sus series más recordadas. Con nuevo elenco y trama, la lucha antirretorista vuelve a correr contra el reloj

Por: Víctor Fernández G. 4 febrero
‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’
‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’

Un Estados Unidos en constante estado de alerta y paranoia terrorista, donde las agencias gubernamentales desconfían unas de las otras, y los musulmanes llevan las de perder. Es triste admitir que la ficción de una serie como 24 cada vez se parece más a la realidad.

Cuando esta producción se estrenó en la señal de Fox, a finales del 2001, los estadounidenses apenas empezaban a entender lo sucedido el 11 de setiembre de aquel año. 24 se desarrolló a lo largo de la siguiente década peligrosamente de la mano con la realidad, con sus tramas de atentados terroristas y agentes dispuestos a alejarse del cumplimiento de las leyes en aras del bien mayor.

Operaciones encubiertas en violación de la soberanía de otras naciones; tortura a detenidos; ataques cibernéticos; armamento biológico; filtración de datos confidenciales... Los guiones de la serie bien pudieron nutrirse de la agenda noticiosa derivada de las administraciones Bush y Obama.

Ahora, justo cuando el mundo ve con preocupación al Estados Unidos que Donald Trump pretende construir (o destruir), 24 regresa. Y si bien para el relanzamiento hay cambios notables, algo no se altera dentro del programa: el desasosiego de correr en contra del tiempo, en contra de las posibilidades, en contra del odio y la intolerancia.

‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’
‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’

Tic, toc, tic, toc. La serie que este lunes emitirá Fox se titula 24: Legado y lejos de ser un relanzamiento, más bien es promocionado como un derivado ( spin off ), que se desarrolla en el mismo universo del 24 original, aunque con distintos personajes. Fox la estrenará, con un doble episodio, este lunes 6 de febrero a las 9 p. m., solo un día después de su debut en Estados Unidos.

Refresquemos la memoria: 24 ha sido una de las series dramáticas más exitosas de todos los tiempos, y se emitió en Fox entre el 2001 y el 2014, siempre con Kiefer Sutherland como su única estrella permanente, en el papel de sufrido e indestructible agente antiterrorista Jack Bauer.

A lo largo de sus 192 episodios, Bauer se las ingenió para prevenir en el último minuto múltiples amenazas terroristas en suelo estadounidense, tanto de extremistas extranjeros (musulmanes, generalmente) como de militantes estadounidenses e incluso miembros del gobierno de turno. El precio a pagar para Jack fue enorme, empezando por el asesinato de su esposa al cierre de la primera temporada.

Aclamada por la crítica y la audiencia, la serie siempre desató pasiones, especialmente por su representación de los musulmanes y el uso de tortura y asesinato con fines políticos dentro de su trama. Personajes como el expresidente Bill Clinton y el fallecido juez de la Corte Suprema Antonin Scalia, si bien admitieron que los métodos de Bauer eran extremos y fuera de la ley, defendieron sus actuaciones en virtud de que se hicieron en el marco de una urgente defensa de la vida de políticos y civiles estadounidenses.

Además de la presencia de Sutherland, el otro gran rasgo distintivo de la serie fue el desarrollarse en “tiempo real”, pues cada episodio mostraba lo que ocurría en una hora en la vida de los personajes. Cada temporada comprendía 24 capítulos, cubriendo la acción frenética de un único día.

El manejo del tiempo siempre fue un acierto de la producción. El reloj electrónico se mantenía a la vista a lo largo del episodio y en ciertos momentos la pantalla se dividía, a fin de mostrar en simultáneo lo que ocurría con los protagonistas. Esto acostumbró a la audiencia a un ritmo trepidante en el que los descansos eran un lujo. ¿Quién piensa en detenerse cuando se sabe que hay un detonador pegado a una bomba a punto de estallar?

Durante sus años al aire, 24 fue consentida en las entregas de premios, ganando tanto el Emmy como el Globo de Oro a la mejor serie dramática. En total la producción obtuvo 68 postulaciones al Emmy, de las cuales ganó 20. La revista Empire la ubicó, en el 2008, como la sexta mejor serie de televisión de todos los tiempos.

Kiefer Sutherland, por su parte, vio en la serie la consagración definitiva, tras una carrera llena de papeles de reparto en Hollywood. Gracias a su interpretación de Bauer, el actor se alzó con el Emmy y el Globo de Oro.

Igual pero distinto. La originalidad no parece pasar por su mejor momento en la televisión estadounidense. Con una programación que cada día hace espacio a más refritos o bien a series inspiradas en películas de cine, las cadenas prefieren apostar a la segura y volver a capitalizar sobre productos que ya probaron su valía.

Revivir 24 siempre fue una posibilidad para Fox, aún a pesar de que Sutherland había sido enfático en que no quiere volver a meterse en los estresantes zapatos de Jack Bauer (además, el veterano actor actualmente está feliz y ocupado haciendo al presidente estadounidense en la exitosa serie de ABC-Netflix Designated Survivor ).

La opción fue revivir la saga con un nuevo elenco, en una historia nueva y fresca, y agregándole el atinado (y predecible) apellido Legado . Y de nuevo los guionistas y productores volvieron a ver a las noticias en busca de ideas.

Inspirada en el operativo que terminó con la muerte del líder terrorista saudí Osama bin Laden, 24: Legado sigue a Eric Carter, un exsoldado que fue parte de la exitosa misión secreta para asesinar al jeque extremista Ibrahim Bin-Khalid. Eric tiene problemas para ajustarse a la vida de civil y su estabilidad mental es puesta en duda por su esposa, quien teme que su compañero quiere volver a una vida de violencia.

Pocas personas dentro de los rangos más altos del gobierno conocen la identidad de los soldados que dieron muerte a Bin-Khalid. Por eso, cuando sus compañeros de misión empiezan a ser asesinados sistemáticamente, Carter emprende su carrera contra el tiempo sin saber en quién puede confiar.

La conexión con el 24 original está en un nombre que es conocido para los entendidos: la ficticia Unidad Contra el Terrorismo (CTU, por sus siglas en inglés), una dependencia gubernamental de la que Jack Bauer y muchos otros personajes formaron parte en las temporadas anteriores. Fue la CTU la que planeó el ataque contra Bin-Khalid.

Como Eric Carter está el actor Corey Hawkins, quien viene de vivir los dos mejores años de su joven carrera, tras personificar a Dr. Dre en el aclamado filme Straight Outta Compton , y a Heath en la siempre popular serie The Walking Dead .

La otra cara estelar de Legado es Miranda Otto ( Homeland ), quien encarna a Rebecca Ingram, la exdirectora de la CTU que encabezó el operativo contra Bin-Khalid y quien se convierte en la única aliada de Carter en su carrera contra los asesinos que le siguen la pista.

La crisis le estalla a Ingram en el peor momento, pues es la esposa del poderoso senador John Donovan (Jimmy Smits), quien se encuentra en plena campaña por la presidencia de Estados Unidos. El que el pasado de Rebecca vuelva a llamarla no ayuda en nada a las aspiraciones de su marido.

‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’
‘24: Legado’: El reloj de la angustia se ‘resetea’

El elenco lo completan Teddy Sears como Keith Mullins, el nuevo jefe de la CTU y anterior subalterno de Rebecca; Dan Bucatinsky como Andy Shalowitz, un analista de comunicaciones de la CTU leal a Ingram; Anna Diop como Nicole Carter, la enfermera esposa de Eric, y Ashley Thomas, como Isaac, el distanciado hermano de Eric dedicado al tráfico de drogas.

De los personajes conocidos del “viejo” 24 , el único que está confirmado tendrá una participación menor en Legado es Tony Almeida, el exintegrante de la CTU, interpretado por el actor Carlos Bernard.

¿Puede Legado estar a la altura del legado de Jack Bauer? Eric Carter tiene la palabra.

Véalo. Lunes 6 de febrero. Fox. 9:00 P. M.