Por: Andrés Díaz P. 13 junio

Ni los gamers más optimistas lo vieron venir. Se creía que la saga Metroid Prime pertenecía a la memoria y a la biblioteca de clásicos, pero esta mañana Nintendo complació a su núcleo de seguidores más fiel con un video de apenas 47 de segundos.

No había gameplay, no había fechas, no había nada; solo la promesa que lo van a hacer y eso fue suficiente para pegar el batazo en Los Ángeles y colocar a la heroína Samus Aran en la cima del trending topic: #MetroidPrimer4 dejó de ser un rumor de Twitter y se convirtió en la promesa con la que Nintendo concretó un gran negocio en la E3 2017.

Para los poco entendidos de los videojuegos, Metroid Prime es una saga que arrancó en la consola Game Cube en el 2002, posteriormente salieron dos entregas más Metroid Prime Echoes (2004) y Metroid Prime Corruption (2007).

La historia se centra en las aventuras espaciales de una cazadora de recompensas, Samus, cuya misión es detener una amenaza alienígena. Pero lo que realmente hace grande a esta saga es su jugabilidad, que se desarrolla como un videojuego en primera persona de disparos (como Doom) y lo combina con exploración (como Castlevania).

Más videojuegos.

Nintendo mostró lo suyo por medio de un video conocido como el Direct, que arrancó bajo la tutela de la querida figura de Reggie Fils, encargado de comunicación de la compañía en Occidente. Fils mostró los adelantos de Rocket League, FIFA 18, Splatoon, y el Pokémon Tournament. Estos videojuegos, que se caracterizan por sus modos de multijugador, brillarán en la portabilidad del Nintendo Switch. En ese detalle se enfocó el anuncio que mostró a jugadores jóvenes disfrutando de unas partidas en la calle, medios de transportes o en fiestas.

Posteriormente, le llegó el turno a la secuela de Xenoblade, un videojuego de un nicho que se había estrenado para el Nintendo Wii en el 2010 y ahora vuelve con gráficos que no emocionaron a nadie.

También le llegó la oportunidad a Yoshi y a Kirby, dos de las franquicias más icónicas de Nintendo que volverán en videojuegos de plataforma con muy buena pinta por sus cuidados en los detalles gráficos.Estos videojuegos saldrán para el 2018 y reforzarán el catálogo del Nintendo Switch. La pequeña consola japonesa arrancó con mucha fuerza y una campaña de marketing agresiva, muy ajena a lo que Nintendo nos tenía acostumbrados. Se nota la influencia del presidente Tatsumi Kimishima, quien asumió el año pasado y le ha dado una cara más competitiva a la longeva compañía de videojuegos.

Mario entró al escenario

Los franceses de Ubisoft siguieron y anunciaron su alianza con los japoneses. Este acuerdo se verá reflejado en la el videojuego Mario + Rabbids Mushroom Kingdom Batlle, un título de estrategia que funde a los personajes de ambas franquicias.Los galos le cedieron el espacio al encargado de la franquicia de Zelda, Eiji Aonuma que en pocos minutos mostró el primer adelanto del contenido descargable de Zelda Breath of The Wild, conocido como The Champion's Ballad.

El Nintendo Direct concluyó con la presentación de Super Mario Odyssey, una de las piezas más fuertes para el Switch. Este videojuego llevará al fontanero por distintos universos y saldrá al mercado el 27 de octubre, aunque en un principio se previó que se estrenaría para Navidad.

Nintendo supo jugar bien sus cartas en el E3 2017: conquistó el corazón de los fans más arraigados con Kirby, Metroid y Super Mario, pero aún más importante es que lanzó un guiño a los usuarios de otras consolas con títulos como Rocket League y FIFA 18. Los orientales, cuya consola está lejos de ser la más poderosa, cerraron una de sus mejores conferencias en toda la historia.