6 mayo, 2013

San José (Redacción). El público que asistió al estreno de Tannhäuser en Dusseldorf no soportó ni media hora antes de abuchear y retirarse de la sala. La ópera de Richard Wagner se presentó con alusiones a cámaras de gas y a criminales nazi en el nuevo montaje de Burkhard C. Kosminski , según informó el diario español El Mundo .

En la célebre obertura de la ópera, actores desnudos cayeron al escenario desde una cruz hecha de cubos de vidrio llenos de humo, en alusión a las cámaras de gas. Posteriormente, una banda de oficiales de las SS asesina brutalmente a una familia en un tiroteo.

A los 30 minutos del espectáculo, el abucheo del público y la indignación eran considerables. Pronto se empezó a retirar gente de la sala y el director intendente de la obra, Christoph Meye, tuvo que salir a escena a pedir una reacción más mesurada. La ópera se interpretó hasta el final, pero la polémica continúa.

Alemania vive un nuevo e intenso debate en torno al neonazismo debido al juicio que se realiza en Múnich contra Beate Zschape , acusada de 10 asesinatos, nueve de ellos de carácter racista.