Por: Jessica Rojas Ch. 24 junio, 2015

Los tríos son muy fieles a su estilo. El bolero, el tango y las baladas románticas son su esencia; sin embargo, la evolución se impuso y, en algunas ocasiones, tienen que cambiar el repertorio para complacer a sus clientes y mantenerse activos.

“Sones, huaraches y cumbias, de todo tocamos. Hay que pulsearla para gustar ya que muchos prefieren contratar a los mariachis porque son más vistosos, hacen más bulla y eso es lo que sirve para fiestas grandes; las trompetas les ayudan mucho”, dijo Víctor Sibaja, del trío Los Brillantes.

El trío Los Brillantes ensaya en el Centro de Trovadores del Espectáculo mientras esperan a que los contraten. | JOHN DURÁN.
El trío Los Brillantes ensaya en el Centro de Trovadores del Espectáculo mientras esperan a que los contraten. | JOHN DURÁN.

Los pueden contratar para bodas, despedidas de solteras, cumpleaños y serenatas. Todavía tienen mucho que dar y no quieren que su oficio muera.

En San José y en las provincias el trabajo ha mermado, pero estos grupos siguen luchando por hacerse oír y que la tradición romántica no se pierda.

“En Alajuela, el trabajo es menos, pero es más estable que en San José porque somos pocos tríos. Generalmente, en fiestas, es más rentable, como en agosto para celebrar el Día de la madre”, aseguró Óscar Patiño, de Óscar y su trío .

“Quienes vivimos de la música casi que no tenemos chance de hacer otra cosa porque no se puede servir a dos señores, así que toca vivir de esto. Recuerdo que hace 20 o 25 años, un cliente pedía tres serenatas por semana; ahora hay que buscar mucho para lograr hacer al menos tres”, explicó Rodrigo Chaves del trío Los Románticos .

Con ellos concuerda Gilbert Villalobos, de Los Josefinos . “La calle está muy difícil, aunque todavía quedan algunos románticos que dan serenatas y cumpleañeros que no les gusta el mariachi y prefieren algo más íntimo, como un trío”, dijo.

Búsquelos. A los tríos no los regula ninguna institución ni los apoya o agrupa organización para promover su trabajo. Ellos están donde la gente sabe que los puede encontrar o al alcance de una llamada.

Tras tantos años de música, todos los consultados tienen una certeza: su cómplice más fiel es las páginas amarillas, el directorio de teléfonos comercial; esta es su fuente de clientes más fuerte.

Los tiempos los presionan y han tenido que apostarles a los videos para YouTube, a las páginas en Facebook y a repartir sus tarjetas de presentación en algún cumpleaños o serenata.

Precisamente por el cambio de generaciones y la importancia de Internet, estas agrupaciones se han dado a la tarea de tener como aliados a redes sociales y la web.

Los tríos no quieren morir y todos los días trabajan en eso, quieren seguir llenando de romanticismo al pueblo. Se les consigue de día o de noche, van donde sea y aportan entusiasmo en cualquier evento.

Búsquelos, una canción de amor a tres voces, guitarra y requinto puede que remueva los sentimientos y lo haga sentir bien.