29 septiembre, 2011

Es incómodo. Alguien tiene que hacerlo. El diseño del show que la organización hizo del concierto de Judas Priest y Whitesnake en Costa Rica, para la apertura de los artistas nacionales, obliga a preguntarse: ¿cuál es la función del artista que abre?, ¿es entretener? o ¿es ser la carta de presentación de Costa Rica como anfitrión? Si la respuesta es entretener... estamos fritos. Para entretener ponen videos musicales, un grupo de samba o las vaqueritas de Pilsen. Esta es una reflexión sobre el contenido y el lugar que se le pide y se le da al artista nacional, sin importar el género. Lo dictado fue hacer covers. Por su naturaleza, Metal House hizo lo propio, y lo hizo bien. El punto es que Dominage y Pneuma, que también tocaron bien, tienen material original de alta calidad y ejemplar ejecución. En ese sentido: si en lugar de temas ajenos, a Dominage le hubiesen permitido tocar más canciones como su In the Dark , fijo muchos de los que fueron el martes al Estadio Nacional habrían querido seguirle la pista a esta joven banda de Cartago. Esto, ¿qué significa? Significa que: si no es un concierto masivo como ese, ¿dónde pueden los grupos demostrar que en Costa Rica se produce rock del bueno? Entiendo el espíritu de querer hacer un tributo al heavy metal , pero la fórmula y la logística al final no es justa. Fue de un colerón para Pneuma que cerraba el bloque. Vuélele tijera a cualquier parte de un show , menos al cierre, porque es lo que la gente recordará. Pneuma, o cualquier otra banda nacional, no se merece esto: acababan de terminar su original Dethroned , y en el mismo escenario, al oído pero frente a todo el mundo, les avisan que solo un tema más y ya. Estar en el mismo escenario que Judas Priest y Whitesnake era como ir a una cena importante. ¿Le pediría la camisa al vecino o se pondría su ropita de dominguear? Así que Pneuma iba a mostrar un adelanto del video para Crazed Apocalyptic Wave pero no... se vio obligada a cerrar con Shoot to Thrill, de AC/DC. Para ganarse ¿diez o 15 minutos? jalaban chunches en el escenario, mientras Pneuma tocaba. ¿Qué fue eso? Si yo fuera una banda estaría molesta, nadie quiere ser carne de cañón. ¿Cuáles fueron las razones para hacer aquello? Ahora importan poco, lo que se vio fue el resultado: un trato nada bueno para un artista local.