Es la segunda acusación que recibe la artista por la misma pieza

Por: Manuel Herrera 19 septiembre

La cantante estadounidense Taylor Swift enfrenta una nueva demanda de plagio por su éxito Shake It Off.

La prensa internacional informó este martes 19 de setiembre que la megaestrella pop fue acusada por Sean Hall y Nathan Butler por presuntamente incorporar elementos de una pieza que ellos compusieron en ese tema.

Shake It Off fue lanzado por la artista en el 2014. El tema es parte del disco 1989, que Swift lanzó en el 2015 y con el que batió récords en Estados Unidos tras su lanzamiento.

Según Hall y Butler la pieza incluyó elementos de Playas Gon' Play, que ellos compusieron en el 2001 y que fue interpretada por el grupo 3LW, ya desaparecido.

Los compositores afirman que el 20 por ciento de la letra de Shake It Off es de su autoría, razón por la cual acudieron a un tribunal de California para hacer efectiva la queja y reclamar la indemnización por el uso no autorizado de algunos de sus versos.

"Esta acusación es ridícula y solo busca dinero. La ley es sencilla y clara. No tienen un caso legal", dijo el representante de Swift, según recopiló TMZ.

Ese portal de noticias indicó que Hall ha trabajado para artistas como Justin Bieber o Pink, mientras que Butler ha colaborado con los Backstreet Boys y Victoria Beckham.

No es la primera demanda que enfrentaría Taylor Swift por la misma canción. En noviembre del 2015, el músico Jesse Graham la acusó de plagio y exigió una compensación de $42 millones por copiar una de las estrofas de su tema Haters Gone Hate, escrito en 2013.

El verso de Graham dice: "Haters gone hate, players gone play. Watch out for them fakers, they'll fake you everyday"; por su parte Swift canta: "Cause the players gonna play, play, play. And the haters gonna hate, hate, hate".

De ese caso no se conoce aún la resolución.