Números en alto Mans Zelmerlow fue el ganador con la canción Heroes , y Suecia ahora es el segundo país más exitoso del festival

 25 mayo, 2015

Estocolmo. AFP El rostro radiante de Mans Zelmerlöw copó este domingo toda la prensa sueca, que celebraba la sexta victoria del país en Eurovisión , 41 años después del legendario Waterloo del grupo sueco de pop ABBA.

“¡Miam!”, tituló el principal diario del país, Aftonbladet , jugando con la proximidad –en sueco– entre la pronunciación de esa palabra y el nombre del ganador. El periódico Expressen describe, por su parte, a Zelmerlöv como un “héroe”, en alusión al nombre de la canción con la que se impuso en el certamen.

“Esto es genial para Suecia. Tenemos éxito en música y, además, es una canción bastante buena", manifestó a la agencia AFP Kalle, de 25 años.

“Eso es lo que ocurre cuando se es el mejor. ¡A menudo se gana!”, comentó, sonriente, Josefina, una joven habitante de la ciudad de Estocolmo.

Para el diario regional Sydsvenskan , aunque la canción sueca era la gran favorita, el recuento de votos fue “emocionante”. “Måns resistió la presión y venció”, celebró Aftonbladet .

“¡Enhorabuena, Måns! Una actuación fantástica”, escribió el primer ministro sueco, Stefan Löfven, en su perfil público de Facebook.

“¡Ahora eres el héroe de toda Suecia! El año que viene acogeremos a toda Europa en casa. Celébralo bien y te llamo el lunes para felicitarte”, añadió el político en su publicación.

Zelmerlöw partía con la ventaja de que sueco y favorito son prácticamente sinónimos de victoria en en el festival de Eurovisión , tras el primer puesto cosechado por ABBA, en 1974.

¿Su secreto para permanecer concentrado? “Compruebo mi bragueta como 50 veces”, aseguró este cantante de 28 años, quien es prácticamente omnipresente en la pequeña pantalla en Suecia desde su participación en reality show Idol , en el 2005.

Tras la victoria en Eurovision de Zelmerlöw con la canción Heroes , Suecia se convirtió en el segundo país más premiado en la historia del concurso, por detrás de Irlanda. La última victoria del país escandinavo fue en el 2012, en Bakú. Zelmerlöw era tan solo uno de los 28 participantes de esta edición del festival.

“Suecia, como país de canciones populares, vive una serie de éxitos épica y escandalosa con dos bronces y una victoria desde 2011”, escribía el diario de referencia Dagens Nyheter el sábado, antes de la competición.

“Dejo Viena feliz y conmovida hasta las lágrimas, pero con el sentimiento nostálgico de que habrá que esperar bastante tiempo antes de volver a ganar”, escribió Hanna Fahl, la enviada de ese periódico, tras el festival.

Tres años después de haber organizado la edición número 58 del concurso en Malmö (al sur de Suecia), muy cerca de Lund, la ciudad natal de Zelmerlöw, el país recibirá una vez más a miles de aficionados de Eurovisión el año próximo.

“Celebramos a Måns y empezamos desde ahora a programar Eurovisión. Será una condena agradable invitar a toda Europa a un espectáculo musical mágico”, dijo Hanna Stjärne, la directora general de la televisión pública SVT, en un comunicado.

“Sabemos cuáles son los errores a evitar”, aseguró, por su parte, el responsable de la delegación sueca, Christer Björkman, a la agencia de noticias TT.

En 2013, la competición había atraído a cerca de 32.000 turistas a Malmö y a su región y dado beneficios de 185 millones de coronas suecas (unos $22 millones) por un coste de 25 millones de coronas.

Suecia ya había organizado el certamen en Estocolmo, en 1975; en Gotemburgo, en 1985; y en Malmö, en 1992.

Etiquetado como: