Religiosa saltó a la fama tras ganar The Voice en su país natal, Italia, donde pertenece a una congregación de San Úrsula de la Sagrada Familia

 20 octubre, 2014

En las redes sociales ya corre el video del primer sencillo de sor Cristina, Like a Virgin, una versión de la canción de Madonna con el cual la religiosa italiana lanza su primer disco, Sister Cristina.

Rápidamente, la monja declaró a medios de su país que la letra del tema de Madonna en estrofas, como "lo había estado guardando todo para ti, porque solo el amor puede durar", se refiere al amor entre cristianos, en su nueva versión.

"Leyendo el texto, se descubre que es una canción sobre la capacidad del amor de hacer nuevas a las personas, de rescatarlas de su pasado. Y es así que yo he querido interpretarla. Por eso, hemos transformado la canción pop-dance de una balada romántica, un poco a lo Amos Lee, es decir, a algo más parecido a una oración laica que a una interpretación pop", explicó sor Cristina Scuccia.

El junio de este año, la religiosa resultó ganadora de The Voice, en Italia, lo que le concedió un contrato con Universal Music para realizar una producción discográfica.

Aunque en un principio se esperaba el material para diciembre, la disquera liberó la producción en momentos cuando muchos ya piensan cuáles serian buenos regalos las fechas navideñas.

De hecho, el disco estará disponible en su sitio web a partir del 10 de noviembre, a un precio de $9,90 (unos ¢5.400).

Universal trasladó a la religiosa a Los Ángeles, Estados Unidos, donde grabó el material que ofrece piezas como No one de Alicia Keys, un tema que ella cantó durante su participación en The Voice (su video suma 62.051.431 reproducciones en Youtube).

Otras canciones de su primer material son True colors, de Cyndi Lauper; Fix you, de Coldplay, así como dos piezas inéditas, Fallin' free y L'amore vincerà.

Curiosamente, el escenario de su primer video es Venecia, al norte de Italia, mismo lugar donde Madonna cantó Like a Virgin.

"Me gustaría ver su cara cuando le digan que quien la canta es una monja", ha dicho la religiosa quien, sin duda, está dispuesta a retar al mundo.

Con 25 años, esta joven pertenece a la congregación Santa Úrsula de la Sagrada Familia, con sede en Milán.

Durante su paso por el concurso, la monja siempre llegó acompañada de religiosas de su orden, quienes aplaudieron sin parar cada una de sus salidas al escenario.