La agrupación tica interpretará algunos de los temas más conocidos del fallecido cantante.

Por: Lysalex Hernández A. 2 mayo, 2014
Unión. La agrupación Son de Tikizia acompañó en el 2006 y en el 2008 a Cheo Feliciano en los conciertos que realizó en Costa Rica.Archivo
Unión. La agrupación Son de Tikizia acompañó en el 2006 y en el 2008 a Cheo Feliciano en los conciertos que realizó en Costa Rica.Archivo

Su partida fue inesperada, pero no queda duda de que el cantante Cheo Feliciano logró disfrutar en vida el legado que dejó en músicos de todo el mundo. Al menos así lo cree Alfredo Poveda, vocalista de la agrupación nacional Son de Tikizia.

Es por ello que las razones sobraban para rendirle un tributo al músico con el que compartieron en concierto en el 2006 y 2008, mismo que les dejó como enseñanza lo importante que es ponerle corazón a la música.

“Decidimos que, de alguna forma, debíamos decirle adiós a Cheo en el escenario, como él se lo merece. Interpretaremos temas que lo colocaron como uno de los mejores exponentes de la salsa y el bolero”, dijo Poveda.

Es así como el público escuchará y bailará temas como Y o no soy un ángel , Amada mía , Canta , Mentira y El ratón , en un concierto que se realizará este viernes en Pepper’s Good Times, en Zapote.

El espectáculo, cuyas entradas tienen un costo de ¢4.000, tendrá más de dos horas de duración y el objetivo que se planteó Son de Tikizia es presentar estas canciones con arreglos especiales para la ocasión.

Los cantantes Gustavo Díaz, Willy Muñoz, Richard Poveda y Pangui Mora, fueron convocados junto a Erick Sánchez y Carlos Robert en las trompetas; mientras que en el vibráfono estará Manrique Méndez.

“Queremos recordar los mejores tiempos de Cheo, cuando estaba en la Fania. Consideramos convocar a estos músicos para lograr la mayor fidelidad al sonido de esa época. Estoy seguro de que así será, y el público será el mayor beneficiado con esta propuesta”, afirmó el cantante.

Al igual que en las presentaciones junto al salsero, será Wálter Flores quien llevará la batuta musical en este homenaje.

Si de algo puede estar seguro el público es de que la escogencia de las canciones que forman parte del concierto buscaban revivir esa esencia de sonero que solo alguien como Cheo Feliciano tenía.

Recuerdos. Según Poveda, el haber compartido el escenario con Feliciano le permitió conocer al hombre que hay detrás del cantante. Una de las cosas que más le impresionó fue ver el don de gente que siempre lo caracterizó en toda su carrera.

“Feliciano se puso en contacto con nosotros, gracias a Rubén Blades, lo que para nosotros representaba un gran compromiso. Ver la entrega en cada uno de los conciertos, ensayar con él, aprender de su talento, realmente fue una experiencia inigualable como músico”, expresó Poveda.

Al recordar la principal lección que le dejó el artista a Son de Tikizia, el vocalista asegura que fue la importancia de nunca perder la humildad y siempre darlo todo al público, pues eso es algo que ellos agradecen.

Su capacidad de improvisación, su característico tono de voz y el estar siempre reinventándose, entre otras cosas, son parte de la admiración que profesan los integrantes de la banda costarricense.

“Él fue un hombre que siempre se levantó. Luchó y venció enfermedades, su adicción a las drogas; ayudó a quien más lo necesitaba. Eso y mucho más hizo grande a Cheo”, dijo.