Este fin de semana, el director estadounidense Carl St. Clair dirigirá a los músicos ticos en un repertorio de música clásica e íntima.

Por: Natalia Díaz Zeledón 16 agosto
El director artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional, Carl St. Clair, dirigirá las presentaciones con Markus Groh.
El director artístico de la Orquesta Sinfónica Nacional, Carl St. Clair, dirigirá las presentaciones con Markus Groh.

En sus próximas presentaciones en el Teatro Nacional, la Orquesta Sinfónica Nacional tocará un repertorio clásico que crecerá frente a los ojos de su público.

En la primera parte del VII concierto de temporada oficial, comenzarán con la breve Serenata para 13 instrumentos de viento en mi bemol mayor, Op. 7 del alemán Richard Strauss ( 1864-1949) y seguirán con la Sinfonía 88 en sol mayor del austriaco Joseph Haydn (1732-1809). El gran final será con una pieza de la juventud del alemán Johannes Brahms (1833-1897), el Concierto No. 1 para piano en re menor.

La Orquesta Sinfónica subirá primero a trece de sus músicos, antes de terminar la función con su conformación tradicional y acompañada por el pianista alemán Markus Groh.

"A lo largo de la temporada, busco maneras de compartir estilos y géneros diferentes con los músicos. Así, nuestra relación puede continuar creciendo. Después de algo tan grande y grandioso como la Resurrección de Gustav Mahler (a finales de junio) y la ópera (a finales de julio), quería regresar a algo más íntimo, personal y con una escala más de cámara", explicó el director Carl St. Clair sobre la selección del repertorio.

Las presentaciones serán el viernes 18 de agosto, a las 8 p. m., y el domingo 20, a las 10:30 a. m., en el Teatro Nacional. El costo de las entradas es de ¢4.000 (en galería) y de ¢16.000 (en luneta). Las entradas se pueden comprar en la boletería del Teatro o por medio de su boletería web.

Un concierto de amor

La segunda parte del concierto será interpretada junto al pianista alemán Markus Groh. El intérprete detalló que la primera vez que tocó la composición de Brahms con la dirección de Carl St. Clair fue en compañía de los músicos de Pacific Symphony en el 2002.

Markus Groh es un pianista de 47 años radicado en Berlín, Alemania.
Markus Groh es un pianista de 47 años radicado en Berlín, Alemania.

En ese momento, el estadounidense André Watts tuvo que posponer su segundo concierto con la orquesta de Califonia y Groh fue convocado a sustituirle al piano. No tuvieron ensayo previo pero, tanto para Groh como para St. Clair, el vínculo se forjó naturalmente.

"Su Brahms tiene peso, profundidad, poder y sensibilidad. No es sobre ser rápido, apresurado u ostentoso. Es sobre ser profundo, sentirlo dentro. No lo convierte en un show", señala el director sobre la interpretación del pianista.

Groh menciona que el Concierto No. 1 es una de las razones por las que toca el piano. Antes de interpretar la música, el pianista se dedica a estudiar de forma académica el contexto de cada composición.

St. Clair y Groh relatan cómo Brahms intentó desde joven componer una sinfonía. Aunque lo logró hasta una edad madura, sus primeros intentos de música orquestral tienen la fuerza de un compositor ansioso por crecer y con una gran pasión en su interior. Fue la primera composición orquestral

"Brahms era una persona tímida. Tenía muchas emociones dentro y eso sale en su música. Tenía un código emotivo que nos fascina a la mayoría", afirmó Groh. "El Concierto No. 1 es una de las piezas más líricas, intensas e indescriptibles que Brahms jamás compuso".

"Vemos fotos de Brahms y vemos una persona con sobrepeso, con anteojos y barba. No era muy guapo. Pero, cuando tenía 25 años, al escribir este concierto, era un joven guapo y fornido", describió St. Clair. "Sobre el segundo movimiento, el adagio, escribió en una carta 'Estoy pintando una imagen delicada de ti' y esa persona es, por supuesto, Clara Schumann. Es una de las conversaciones más hermosas entre el piano y el acompañamiento orquestal".

Esas emociones contenidas en la pieza son para Groh un "lenguaje universal" que "va directamente al alma, corazón y cerebro" de quienes lo escuchen.

"Hay muchas emociones en un sistema codificado, era una época en la que las personas no podían decirlo todo abiertamente. Brahms estaba muy enamorado de Clara Schumann, que estaba casada con Robert Schumann (compositor que se convirtió en el mentor de Brahms)", explicó el pianista. "Tal vez, hoy, los Schumann se separarían, se divorciarían y hablarían con un abogado. Tal vez, no habría una necesidad de crear buena música. A veces lo que vemos como una limitación daba un espacio para crear".

Las presentaciones de la Orquesta Sinfónica Nacional junto al pianista alemán Markus Groh serán el viernes 18 de agosto, a las 8 p. m., y el domingo 20, a las 10:30 a. m. Ambas serán en el Teatro Nacional. El costo de las entradas es de ¢4.000 (en galería) y de ¢16.000 (en luneta). Las entradas se pueden comprar en la boletería del Teatro o por medio de su boletería web.