Por: Alessandro Solís Lerici 16 febrero, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 6

Siete horas de música electrónica en la capital representan una serie de precauciones a tomar, tanto por parte del público como de la organización del festival.

Todas las personas que asistirán al Chepe Joven 2013 serán requisadas en todos los accesos y barricadas del área de conciertos, por donde podrán entrar y salir sin ningún problema.

No se podrá ingresar con hieleras, armas de cualquier forma, botellas (a menos que contengan agua), cualquier tipo de licor, paquetes abiertos de cigarrillos, ni con cualquier droga o sustancia ilícita.

Dentro del área de conciertos habrá puestos de agua y bebidas energéticas, y los asistentes podrán llevar comida para disfrutar (y sobrevivir) el evento.

Todo el perímetro del lugar estará rodeado por efectivos de seguridad privada y de la policía municipal, y se harán operativos para evitar que la gente se concentre a consumir drogas en lugares estratégicos.

Además, la seguridad y las unidades hospitalarias resguardarán el lugar en caso de cualquier emergencia. También habrá presencia de la policía canina, para ayudar con el tema de estupefacientes y demás.

A los asistentes se les recomienda la aplicación de bloqueador solar para la piel, al igual que el uso de gorras, sombreros, viseras, anteojos de sol y, por supuesto, ropa cómoda.

En algún lugar del Paseo Colón se colocará un sistema de enfriamiento, en el que las personas entrarán para refrescarse; algo similar a lo que se hizo en prestigiosos festivales de música electrónica, como el finado Love Parade, en Alemania.

Chepe Joven es un evento abierto a todo el público, en el que las personas y la música tomarán la ciudad por los cuernos, y la llenarán de amor y energía.

Luego de las 3 p. m., habrá una fiesta de cierre en Club Vértigo, en Paseo Colón.

Etiquetado como: