El ingreso es continuo y ordenado y la gente sigue llegando al estadio, pese a la lluvia que tiene todo inundado.

 22 octubre, 2013
En las afueras del Estadio Nacional y bajo la lluvia, los seguidores de Black Sabbath esperan
En las afueras del Estadio Nacional y bajo la lluvia, los seguidores de Black Sabbath esperan

A las 4:50 p.m. se abrieron las puertas del Estadio Nacional y los fans de Black Sabbath, que desde antes de medio día hacían fila en las afueras, empezaron a entrar.

El ingreso es continuo y ordenado y la gente sigue llegando al estadio, pese a la lluvia que tiene todo inundado.

En la entrada, los asistentes son revisados por oficiales de seguridad, quienes decomisan sombrillas, lapiceros, monedas.

Luego, corren hasta colocarse cerca de la tarima, donde la banda tocará a partir delas 8:30 p.m. por espacio de cerca de dos horas y 10 minutos.

Los revendedores siguen rebajando las entradas. Por ejemplo, las del área denominada Superfan Gramilla VIP, que costaban ¢77.000, ahora se consiguen a ¢50.000 en las afueras del estadio.

También las hay disponibles en la boletería, que se mantendrá abierta hasta las 8 p.m.