Cuenta Satélite de cultura del Ministerio de cultura y Juventud realizó por primera vez medición del aporte económico de esta actividad.

Por: Carlos Soto Campos 10 diciembre, 2015
Producción de conciertos y ejecución musical representan el 65% del ingreso proveniente de la música (foto con fines ilustrativos). Jeffrey Zamora
Producción de conciertos y ejecución musical representan el 65% del ingreso proveniente de la música (foto con fines ilustrativos). Jeffrey Zamora

La necesidad de medir y visibilizar el aporte de industrias creativas a la economía del país, hizo que en el 2011, se conformara la Cuenta Satélite de Cultura (CSC), un organismo del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) que mide el valor agregado de la cultura y lo reporta al Sistema de Cuentas Nacionales del Banco Central.

La CSC presentó el miércoles por la mañana los resultados de sus mediciones en el sector música, la primera ocasión en la que se midió el aporte de este sector con respecto al producto interno bruto (PIB).

En conjunto, los sectores música, audiovisual, publicitario, educación artística, diseño, editorial y artes escénicas suman ¢505.029 millones, el equivalente al 2,2% del PIB, porcentaje que se ha mantenido del 2011 a 2013. La Unidad de Cultura y Economía del MCJ comparó este porcentaje con el 1,9% que generan las actividades hoteleras o el 2,1% que aporta la generación eléctrica.

Las mediciones establecieron que en el 2012, el sector música representó al Valor Agregado Cultural un 3% de esos ¢505.029 millones, es decir ¢15 millones.

Además, en 2012, el aporte en producción de la música fue de ¢35.954 millones y en 2013 fue de ¢36.308 millones.

La medición de la producción cultural se logró a través de la consideración de distintas actividades económicas. Los rubros más altos son la producción de conciertos, que aporta ¢12.000 millones, un 33% de los ingresos, y la interpretación y ejecución de música, que brindó un 32%, es decir, ¢11.619 millones.

También se midieron la venta de grabaciones musicales, que representó un 20% y las actividades relacionadas con la grabación musical, que presentó un 14%.

El estudio también contabilizó la cantidad de empresas que desarrollan todas estas actividades. Se tuvo que al 2013, un total de 866 empresas trabajaron en el sector música.

Se contabilizó la mayor cantidad empleos en el rubro de interpretación y ejecución musical, que tiene unas 698 empresas: 206 solistas y 492 grupos musicales.

El segundo rubro con mayor cantidad de empresas fue la producción de conciertos, con 74 y el tercero las actividades de grabación y publicación de música, con 62 empresas.

Esta medición, según Karina Castro de la Unidad de Cultura y Economía del MCJ, evitó contar en dos ocasiones a los agentes que fueran al mismo tiempo músicos y productores, por ejemplo.

Actualización (10/12/2015, 11:50 a.m.): Originalmente se consignó que el 3% del aporte de la música (¢505 millones), representaba ¢36.000 millones. La información ha sido actualizada para reflejar la procedencia real de los datos.

Actualización(10/12/2015, 3:00 p. m.): Se consignó que las telecomunicaciones generan el equivalente al 2,1%, cuando en realidad es la generación eléctrica la que equivale a ese porcentaje.