Cuentas del artista fueron auditadas por el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos

Por: Manuel Herrera 27 noviembre, 2014

La época de excesos y de tener todo lo que deseaba es historia para Scott Stapp, el vocalista de la banda estadounidense de rock Creed.

El cantante de 41 años se declaró en bancarrota en un video de casi 16 minutos que compartió la noche del miércoles en su perfil oficial en Facebook.

"Estoy quebrado... no tengo plata para gasolina ni para comida", contó el artista en la grabación previo a dar algunas explicaciones sobre su estado actual.

Scott Stapp, vocalista de Creed, se declaró en quiebra anoche en un video que compartió en sus redes sociales.
Scott Stapp, vocalista de Creed, se declaró en quiebra anoche en un video que compartió en sus redes sociales.

Según dice, su compañía y sus finanzas personales fueron auditadas por el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos, y durante el proceso muchos de sus ahorros desaparecieron.

"(Además) se congelaron de repente todas mis cuentas corrientes... Un montón de cosas fueron encubiertas... y me robaron mucho dinero. Aún no entiendo lo que pasó", reveló el vocalista de una de las bandas más exitosas de los noventa.

La entidad encargada de la auditoría tiene la potestad de congelar las cuentas corrientes de los estadounidenses en caso de hallar irregularidades en una investigación; sin embargo, esa facultad la podrá ejercer en tanto avise con dos días de anticipación al titular de la cuenta.

Stapp negó que las drogas fueran responsables de su quiebra, lo que puso en duda las aseveraciones que su exesposa Jaclyn Stapp dijo en su demanda de divorcio, la cual justificó con el consumo de anfetaminas, cristal y esteoroides por parte del artista.

"Han dicho un montón de cosas falsas en las últimas semanas. Primero, dijeron que estaba muerto, luego aparecí y supieron que no era así. Luego hubo rumores de que estaba tomando, drogándome, que sufrí una recaída, que estaba en rehabilitación. Eso también es mentira. Estoy tan sobrio como se puede estar", afirma.

Creed se catapultó en la cima del éxito en los noventas. En esa década vendieron más de 50 millones de discos.

Algunos de sus éxitos son Higher, My Sacriface y Arms Wide Open. La banda se encaminó al abismo con el descanso de seis años que tomaron en el 2003.

Debido al estacamiento Stapp se hizo adicto a las drogas, etapa que superó tras someterse a varios tratamientos.

"Gracias por dedicar tiempo para ver esto. Si están preocupados por mí, sepan que estoy sobrio y seguro en una habitación de hotel. No crean mentiras. La verdad prevalecerá y saldrá a la luz", fueron las palabras con las que el artista cerró la grabación.

Etiquetado como: