Por: Fernando Chaves Espinach 12 agosto, 2014

Cuando no era Peter Pan, era un científico loco; cuando no era un doctor rebosante de cariño por sus pacientes, era un acosador violento. Robin Williams prestó su rostro a la magia del cine y esta lo transformó en lo que quiso. Él le pagó convirtiéndose en uno de los actores más reconocidos del mundo entero por tres décadas.

Williams es recordado como comediante, pero un repaso a su filmografía revela un balance constante entre el drama y la comedia – y el conmovedor punto medio entre las dos –.

Polifacético. En 1993, interpretó a Mrs. Doubtfire. Wikicommons.
Polifacético. En 1993, interpretó a Mrs. Doubtfire. Wikicommons.

Como buen cómico de Hollywood, se formó en la stand-up comedy a finales de los años 70. Con la teleserie Mork y Mindy queda más claro su perfil burlesco, el payaso gestual.

Sin embargo, ya desde El mundo según Garp exhibió gran capacidad para profundizar en los matices de sus personajes. En filmes como Good Morning, Vietnam! , Dead Poets Society y Patch Adams saca sonrisas y, a la vez, puede reconocer la desesperanza.

Su carrera fue irregular, por supuesto. En los últimos diez años, sus roles habían parecido cada vez más débiles. Sin embargo, sobrevivirá. El eslogan cliché de una película de Hollywood es You’ll laugh! You’ll cry! (Reirás. Llorarás). Pocos como Robin Williams le dieron vida a esta promesa tantas veces.