Evenpro aseguró que las personas que tienen ya su boleto comprado pueden estar tranquilas, porque con el mismo tiquete ingresarán en esa fecha.

Por: Daniela Cerdas E. 25 abril, 2014
Jared Leto (centro) es el líder de 30 Seconds to Mars. Él ha aparecido en cintas como ‘Fight Club’, ‘Alexander’ y ‘Requiem for a Dream’. Fotografía: Cortesía de Universal Music.
Jared Leto (centro) es el líder de 30 Seconds to Mars. Él ha aparecido en cintas como ‘Fight Club’, ‘Alexander’ y ‘Requiem for a Dream’. Fotografía: Cortesía de Universal Music.

La presentación de Thirty Seconds to Mars en Costa Rica se trasladará para el 3 de setiembre, por cambios en la ruta de la gira, así lo informó la agrupación en su página web.

El concierto en Quito, Ecuador, debió trasladarse para el domingo 4 de mayo, día en que se presentarían en Costa Rica, así que la fecha para nuestro país cambia para el próximo miércoles 3 de setiembre, en el Palacio de los Deportes, en Heredia.

Evenpro aseguró que las personas que tienen ya su boleto comprado pueden estar tranquilas, porque con el mismo tiquete podrán ingresar el 3 de setiembre. "Esas entradas son totalmente válidas", aseguró la productora.

La venta de entradas continuará abierta en www.eticket.cr o en el call center 2295-9400. Los boletos costarán ¢40.000 (en las graderías laterales), ¢50.000 (en la gradería central) y ¢60.000 (en el vip de pie).

Además, en su sitio oficial, la banda ofrece paquetes exclusivos –que cuestan entre ¢125.000 y ¢362.000– que incluyen posibilidades como conocer a los integrantes del grupo, ver el concierto desde el lado del escenario o subir a la tarima a cantar el sencillo Up in the Air.

Thirty Seconds to Mars se formó en Los Ángeles, California, en Estados Unidos, en 1998. En ese entonces, el actor Jared Leto no ostentaba tanta fama (luego se convirtió en el actor principal de Requiem for a Dream) e hizo la banda junto a su hermano, Shannon. Desde entonces, han lanzado cuatro álbumes en estudio y recorrido el mundo con su música.

Además, este año, Leto ganó un Óscar como mejor actor de reparto por su trabajo en Dallas Buyers Club, donde dio un emotivo discurso.