Con una lista de colaboraciones que crece como la espuma, el músico estadounidense de raíces cubanas llega a su noveno álbum arrastrando un éxito monumental y con ganas de hacer historia.

Por: Alessandro Solís Lerici 15 julio, 2015

“Me pongo nuevas metas todos los años”, dijo Pitbull a la revista Rolling Stone en enero. “En el 2009 quería independencia; en el 2010 busqué la invasión; en el 2011 quise formar un imperio; en el 2013 armé el rompecabezas; en el 2014 me amarré la faja, y en el 2015 quiero hacer historia”.

Desde que enunció esas palabras, el estadounidense de padres cubanos –radicado en Miami– ha aparecido en los programas The Today Show, Jimmy Kimmel Live y American Idol, y ha colaborado en canciones junto a Prince Royce y Chris Brown, entre otros.

De hecho, Fun –su tema junto a Brown– es el más reciente sencillo de Globalization (2014), su octavo álbum, el cual debutó en el puesto número 18 del Billboard Top 200, en noviembre pasado.

Aunque la promoción de aquel disco aún no parece haber terminado, este viernes –menos de un año después de ese lanzamiento– Pitbull regresará a las tiendas de música con Dale, su noveno disco y su segunda producción de canciones solamente en español.

Su estrategia se pavonea como maravillosa: mientras el público anglo escucha al músico gracias a sus colaboraciones con artistas estadounidenses, en Latinoamérica y en la comunidad hispana no hay sequía de Pitbull: no parece haber mes sin su presencia.

Y es que sus éxitos son longevos, por decir lo menos: El taxi, una de sus piezas más reconocidas de los últimos meses, salió al mercado en junio del 2014 y todavía se reproduce regularmente en las radios de todo el istmo.

Caso similar sucedió con Como yo le doy y Piensas (Dile la verdad), que durante meses no han dejado de rotar. Los tres temas serán incluidos en Dale, un disco que antes de su lanzamiento ya está colmado de éxitos, lo que lleva a la pregunta: ¿Qué más podría pasar cuando salga?

Pitbull.
Pitbull.

Sello. Dale es una suerte de firma o marca de Pitbull, quien a lo largo de su carrera de 13 años ha espetado la palabra en incontables ocasiones. Ponerle así a un disco era tan solo el paso que faltaba para definir al artista como un “empujador nato”, impulsando a quien sea a simplemente “darle”. ¿Alguien quiere algo? Pitbull responde: “¡Dale!”.

El noveno álbum del rapero también lo retrata desde su lista de créditos: a lo largo de diez canciones, Pitbull comparte micrófono con Gente de Zona, Don Miguelo, Sensato, Osmani García, Micha, Fuego, Mohombi, Wisin, Ricky Martin, Farruko y Yandel, entre otros, alimentando esa percepción de que gran parte de su éxito se debe a colaboraciones.

Ese es un dato ya arcaico: cuesta encontrar en la lista de éxitos de Pitbull una canción en la que no haya participado otro artista de renombre. En ese listado figuran celebridades como Pharrell, Marc Anthony, Jennifer López, Shakira y Ne-Yo, entre otras.

En el disco hay también espacio para varios nombres nuevos. “Es bueno ver al talento nuevo que viene y darles una oportunidad y una plataforma para que muestren eso. También es una gran experiencia de aprendizaje para mí”, le dijo a Entertainment Weekly a comienzos de julio.

En la entrevista, el músico explicó que Dale es un disco acerca de “toda la buena música global que es como un escape de todas las cosas negativas que están pasando en el mundo”. Música para pasarla bien, para divertirse, para no tomarse muy en serio, como ha estilado el hombre siempre.

El suyo es ese sentimiento de desenfado a la mil: En El taxi , habla de una muchacha que le paró... el taxi, y usa el sample de Murder She Wrote, un clásico del dancehall ochentero; y en Como yo le doy presume el ser “el pana” de una muchacha... y también de su hermana.

Con títulos como Hoy se bebe y Yo quiero (Si tú te enamoras), el resto del nuevo disco de Pitbull promete más letras similares a las anteriormente planteadas.

Pitbull.
Pitbull.

Magnate. Pitbull dijo que quiere hacer historia en el 2015; el éxito de Dale y sus próximos sencillos serán parte de ese camino, pero el músico ya forma parte de la historia de la cultura pop, y nadie se lo puede arrebatar.

Este año, el estadounidense tendrá su estrella en el Salón de la Fama de Hollywood, celebró con los Patriots el gane del Super Bowl cantando para el equipo y fue honrado en Florida por su contribución al mundo de las artes.

Considerado uno de los artistas de raíces latinas con mayor influencia en el mercado estadounidense, su carrera ha probado que su sed se puede equiparar a su ímpetu para conseguir éxitos.

Su camino en la música comenzó en el 2002, cuando logró participar en un disco de Lil John. Dos años después publicó su disco debut M.I.A.M.I., cuyo sencillo Culo entró al puesto número 23 de las canciones más populares según Billboard.

Más de diez años después no se ve su sombra: Pitbull ha superado tendencias y críticas y ha encontrado siempre la manera de colocarse nuevamente en el tope y de nunca disminuir su ambición. Quien quita un quite y en serio haga historia.

Etiquetado como: