Considerado como uno de los principales innovadores de su género musical, cultivó un estilo abierto a más improvisación que la usual

Por: Fernando Chaves Espinach 11 junio, 2015
Fotografía de archivo que muestra al saxofonista Ornette Coleman durante el festival de jazz de Montreux, Suiza el pasado 2 de julio de 2006. Coleman, una de las principales figuras en la historia del jazz, murió hoy en Nueva York, a la edad de 85 años, según informes de medios locales
Fotografía de archivo que muestra al saxofonista Ornette Coleman durante el festival de jazz de Montreux, Suiza el pasado 2 de julio de 2006. Coleman, una de las principales figuras en la historia del jazz, murió hoy en Nueva York, a la edad de 85 años, según informes de medios locales

El saxofonista Ornette Coleman, uno de los principales innovadores de la historia del jazz, falleció este jueves en Nueva York, según confirmaron varios medios estadounidenses. El músico, cultor de un estilo más abierto a la improvisación que el jazz de su época, tenía 85 años y murió por un paro cardiaco.

Desde fines de los años 50 y durante los años 60, Coleman fue el estandarte de su era, dispuesto a probarlo todo, romper esquemas y absorber todo tipo de influencias. Con álbumes como The Shape of Jazz to Come ("La forma del jazz que vendrá", de 1959) y Free Jazz ("Jazz libre", de 1960), mostró un estilo menos atado a la armonía y al ritmo que el jazz de entonces, apegado a la tradición.

El crítico de música del New York Times Ben Ratliff escribió en el obituario de Coleman: "También era más voluble y teórico que John Coltrane, el otro gran innovador de esa era del jazz, y llegó a ser conocido como una suerte de músico-filósofo, con intereses más amplios que solo el jazz. Era visto como un vanguardista nativo, y representó al American Independent tan eficazmente como cualquier artista del siglo pasado".

La improvisación como única indicación para empezar una grabación, la modificación sobre la marcha de melodías sencillas y la repetición de estructuras formaron parte de su arsenal, y explicaba este acercamiento al jazz con una naturalidad engañosa. "La repetición es tan natural como el hecho de que la Tierra gira", dijo al filósofo Jacques Derrida en una entrevista.

En efecto, Coleman tenía alguna fama de hablar complicadamente o de ser algo opaco, como su música. No obstante, su influencia fue más allá de la escena intelectual y artística. Incluso, bandas experimentales de rock de la época, como The Velvet Underground, reconocieron la deuda con Ornette Coleman.