25 noviembre, 2016

En 1956 se construyó el órgano Opus 3589 de la fábrica alemana Walcker con un destino: Costa Rica. Tras 60 años de encontrar casa en la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, en Cartago, la humedad y el constante uso afectaron su sonoridad.

El año pasado, Gerhard Walcker-Mayer viajó desde Alemania para realizar reparaciones en el órgano que construyó su padre. Sus 2.200 tubos hechos de una aleación de plomo y estaño recuperarán la voz el sábado 26 de noviembre, a las 7 p. m., gracias a la visita de la destacada organista Anneke Brose.

Brose continuará su ruta con otras dos visitas a iglesias. La primera será en la Iglesia de las Mercedes, en Grecia, el viernes 2 de diciembre, con la interpretación de obras de Domenico Zipoli, Georg Böhm, Johann Sebastian Bachn, Johaness Brahms y César Frank.

El 10 de diciembre también ofrecerá una presentación en la Catedral Metropolitana de San José. Además de algunas de las obras que interpretará en su gira, también ofrecerá en San José piezas de Johann Pachelbel, Louis Vierne y de Felix Mendelssohn Bartholdy.

Este será un regreso muy emotivo para Brose. La alemana vivió un año en Costa Rica después de obtener su bachillerato en Alemania. Estuvo ese año con una familia costarricense y se involucró en proyectos sociales. Regresó a su país natal para estudiar música antigua y actualmente vive en Bremen.

En iglesiasMúsica. La organista Anneke Brose ofrecerá dos conciertos gratuitos. El primero será el viernes 2 de diciembre en la Iglesia de las Mercedes en Grecia a las 7 p. m. El viernes 10 de diciembre tendrá su segunda presentación en la Catedral Metropolitana de San José a las 7 p. m.