Disponible ya Sugar Rush es el nombre del nuevo disco del grupo, del cual ya se distribuye la primera de dos partes, vía descarga digital

Por: Alessandro Solís Lerici 6 abril, 2014

De la filosofía de “darle tiempo al tiempo” se ha aprovechado la agrupación costarricense No Resolution para concentrarse en su segunda producción discográfica, la cual no era tan siquiera una posibilidad remota hace cinco años.

La banda –cuyo sonido se explica como hardcore punk con guiños de thrash metal – había lanzado su álbum debut (titulado Divide and Conquer ), en el 2009, antes de entrar en un periodo de inactividad.

Los constantes cambios de alineación le pasaron su cuenta al grupo, y no fue hasta después de un par de años que el cantante y guitarrista Alejandro Camacho y el bajista, Pablo Quirós, encontraron a los músicos idóneos para mantener vivo el proyecto.

No Resolution se completa hoy con Joaquín Líos (voz y guitarra) y Víctor Valverde (batería). Con esas filas, la banda regresó a los conciertos y fue telonera de bandas extranjeras, como Face to Face.

En el 2013, luego de presentarse en el festival gratuito Rock en el Farolito, en San José, el cuarteto decidió componer nuevas canciones, con la intención de que la nueva grabación fuera “más fluida y positiva”, según detallan sus integrantes en un comunicado de prensa.

12 canciones resaltaron entre el nuevo repertorio, y surgió la idea de publicar el material dividido en dos partes iguales; el primero a comienzos de 2014 y el segundo a finales del año, o arrancando el 2015.

La primera entrega se llama Sugar Rush (Part I) y, desde los primeros minutos del viernes está disponible en formato digital, mediante el perfil de la banda en el portal de música en línea Bandcamp.

La edición física se venderá en mayo, contra pedido previo. El disco fue grabado y mezclado por Marcos Monnerat, y masterizado por Esteban Rojas. No Resolution planea lanzar dos videos del material y salir, por primera vez, del país en el transcurso de su promoción.