Mal tiempo, buena cara Junto a Sonámbulo, ambas bandas vieron a cientos de fanáticos bailar y cantar sin ni siquiera percatarse de la lluvia

Por: Alessandro Solís Lerici 16 diciembre, 2012
 Dante Spinetta (izq.) y Emmanuel Horvilleur en el Swich. Gesline Anrango para LN.Illya Kuryaki and the Valderramas.
Dante Spinetta (izq.) y Emmanuel Horvilleur en el Swich. Gesline Anrango para LN.Illya Kuryaki and the Valderramas.

El viernes, dos eminentes bandas de rock latinoamericano y el grupo local de mayor alcance e ímpetu, compartieron tarima en el Estadio Nacional, en La Sabana.

Presentes en la cita estuvieron la banda costarricense Sonámbulo, el cuarteto mexicano Molotov y el recién reunido dúo argentino Illya Kuryaki and the Valderramas (IKV), y un agradecido público.

Este concierto fue la actividad más llamativa de Swich, una feria de cuatro días de conciertos, cine y charlas, con el fin de informar —de manera atractiva— sobre temas de carácter ambiental y social.

Estirpe mixta. Como todo lo que es bueno en el mundo, Sonámbulo es un colectivo de personas que superaron sus propias fronteras y nacionalidades con el fin de esparcir un mensaje constructivo.

Además de poner una sonrisa en el rostro del público con cada nota y estrofa, la banda es consciente de que también es capaz de migrar sus neuronas hacia temas relevantes.

Así las cosas, Daniel Cuenca, el bicho de sombrero de paja que se para en medio de la tarima, aprovechó el espacio entre canciones como Jabalí montuno II y Chusma funk para invitar al público a ver más allá de las propuestas gubernamentales para reducir el CO2.

Sonámbulo mezcló este discurso entre tonadas que desafían al sistema, y el público le devolvió vítores que se transformaban en baile. Fue una gran fiesta con contenido.

Jalamos más parejo. Un aire impío es el que siempre ha rodeado a la banda mexicana Molotov, que desde hace 17 años aprovecha al máximo su libertad de expresión en todo el mundo.

Un gran atractivo de sus conciertos es que los miembros cambian constantemente de instrumentos, lo que es agradable tanto del lado musical como del cómico.

Su puesta en escena del viernes fue potente y cautivadora, y la lista de canciones fue un buen resumen de toda su carrera musical.

Los fanáticos de antaño se mostraron felices porque más de una cuarta parte de lo que tocaron fue de su primer álbum, y se apuntaron a saltar y a gritar al ritmo de himnos como Puto , Mátate te te , Voto latino y Gimme tha Power .

También, resultaron graciosos sus covers de canciones de artistas como Misfits, El Tri, Falco y ZZ Top, que vienen en un disco irónicamente llamado Con todo respeto .

De vuelta. Hace más de 10 años, Emmanuel Horvilleur y Dante Spinetta (que juntos son Illya Kuryaki and the Valderramas) se separaron, pero, en sus recuerdos, Costa Rica era un lugar en el que su música siempre fue aclamada.

Ellos gestionaron su regreso a las canchas en los últimos meses, y el festival Swich se encargó de colocarlos nuevamente en el país.

Su concierto del viernes comenzó con Chaco , tema que viene en un disco del mismo nombre lanzado en 1995. Ahí, el público pudo atestiguar de primera mano que la esencia del dúo sigue igual de intacta.

Durante los primeros minutos, también tuvieron bombas nuevas: con Ula ula , su más reciente sencillo, el lugar reventó en un puro bailongo, y luego, en Madafaka , Molotov se les unió en tarima.

Siempre simpático, Horvilleur aprovechó los segundos antes de tocar Jaguar House para dedicarles la canción a las víctimas de la matanza del viernes en Connecticut. “Esta va para los niños que dejan el mundo antes de tiempo”, dijo.

Luego vinieron temas como Jugo , Latin Geisha , Funky futurista , Expedición al Klama Hama y El abismo , en el cual pidieron que la única luz que los iluminara durante ese rato fuera la de la luna.

Lo emotivo se vivió cuando Dante le dedicó Águila amarilla a su padre, Luis Alberto Spinetta, quien murió en febrero de este año. Al final, la gente cantaba al unísono “¡oe, oe, oe, Flaco, Flaco!”, refiriéndose al apodo del legendario artista.

Cinco músicos de gran talento acompañaron al dúo durante el concierto, quienes interpretaron a la perfección temas como Jennifer del estero , Coolo , Remisero y Abarajame , con la cual el concierto marcó su fin, en punto a la medianoche.