Por: Katherine Chaves R. 23 abril, 2015

En 1978, cuando el clavecín del Teatro Nacional estaba a punto de ser inaugurado, la vida de María Clara Vargas Cullel cambió para siempre.

Primera vez. El clavecín fue inaugurado en 1978. Eyleen Vargas
Primera vez. El clavecín fue inaugurado en 1978. Eyleen Vargas

El sonido de ese instrumento la enamoró por completo, por lo cual viajó a Francia para aprender a tocarlo.

Hoy, 37 años después, será María Clara quien reinaugure el clavecín, que fue sometido a un proceso de restauración durante los últimos tres meses.

El recital será este jueves, a las 5:10 p. m., en marco del espacio Música al Atardecer.

En esta ocasión tan especial, María Clara presentará el espectáculo: ¡Al Cémbalo! , el cual incluirá un programa de compositores de música antigua, como Antonio de Cabezón (1510-1566), William Byrd (1542-1623), Louis Marchand (1669-1732) y Antonio Soler (1729-1783).

“Para mí esto es muy emocionante porque vi cuando lo inauguraron. Es bueno tener la oportunidad de reinaugurarlo, porque es un instrumento que ha estado completamente ligado a mi carrera.

”Hice un repertorio que incluya los tres siglos del instrumento. Es un programa variado y entretenido. Lo que hice fue buscar un repertorio que guste y uno con el que la gente disfrute del instrumento”, detalló.

La entrada para este concierto tiene un valor de ¢4.500 para público general y de ¢2.500 para ciudadanos de oro y estudiantes.

Restaurado. El encargado de hacer la reparación al clavecín fue Juan Carlos Soto. Según un comunicado enviado por el teatro, al instrumento se le cambió la pintura que tenía y se le realizaron las mejoras necesarias para que pueda ser utilizado tanto en afinación moderna como en antigua.

“Esas mejoras son fundamentales. Antes, había que afinarlo dependiendo del grupo que fuera a tocar; ahora eso ya no se hará y eso evitará que el clavecín sufra o se dañe”, explicó María Clara Vargas.