El intérprete de Navidad sin ti y Sigue sin mí ofrecerá un concierto, al lado de Yuri, el 14 de marzo en el estadio Ricardo Saprissa, en Tibás.

Por: Katherine Chaves R. 8 marzo, 2015

Su vida profesional ha estado dedicada a las baladas, pero la gran cantidad de propuestas nuevas que hay y el querer conquistar al público joven lo hizo tomar una decisión: incursionar en el pop.

Marco Antonio Solís desea fervientemente llevar su mensaje romántico a las nuevas generaciones. Sus aliados: cantantes de la época, como el español Enrique Iglesias, y el grupo mexicano Camila.

El intérprete de Navidad sin ti y Sigue sin mí ofrecerá un concierto, al lado de Yuri, el sábado 14 de marzo, a las 7 p. m., en el Estadio Ricardo Saprissa, en Tibás.

Antes de conversar detalles de su carrera con Viva , el Buki aprovechó para contar por qué está tan contento de regresar al país: “Es de los lugares que más disfruto; me gusta mucho la armonía que hay y me llama mucho la atención que no necesite ejército y la forma en la que dan las direcciones de las casas”.

¿Cómo describiría estos 40 años de carrera musical?

Ha sido una experiencia muy bonita. Los 20 años que compartí con Los Buki fueron maravillosos; hicimos muchas giras y tuvimos muchos éxitos. Ahora tengo otro tanto tiempo como solista y disfruto mucho lo que hago. Estoy físicamente bien, pero sobre todo me siento agradecido porque, aunque vienen muchas propuestas nuevas, el público me da un espacio en su corazón.

”Estoy motivado. Ahora tengo muchos proyectos para hacer fusiones con artistas nuevos. Esto nos permite que la juventud conozca nuestra música, que conozca nuestras canciones. Son una plataforma que nos permite mostrar nuestros éxitos”.

Marco Antonio Solís haría un disco en inglés para todos sus fanáticos estadounidenses. Foto: Universal Music para La Nación.
Marco Antonio Solís haría un disco en inglés para todos sus fanáticos estadounidenses. Foto: Universal Music para La Nación.

Hay gente que afirma que las mejores canciones suyas son las viejas, ¿qué opina de esto?

Hay mucho dejo de nostalgia hoy. Valoramos más lo que había, que lo que hay. No le damos la misma importancia a lo que hay. Lo nuevo tiene la misma importancia, pero no le damos el mismo tiempo: la gente ya no escucha mucho la radio, compra su música digitalmente. Hay menos espacio para promover una canción, ahora es más difícil hacer un éxito porque hay más propuestas.

”Cuando llega la nostalgia somos dados a todo. Considero que hay canciones mejores hoy en día que antes”.

En su último disco Gracias por estar aquí (2013) lo escuchamos más pop. ¿Por qué quiso experimentar con estos sonidos?

La idea es hacer cosas nuevas, algo distinto. Uno de mis propósitos es llevar romanticismo a la juventud. Hay muchas tendencias en otros ritmos, como el reguetón, en los que se pierde el romanticismo. Hay música que lleva mucha prisa, que es para pasar el momento, para vivir con más intensidad. La juventud necesita romanticismo, necesita las letras, los mensajes, esa parte sensible del ser humano. Trato de hacer estas cosas en este disco.

”Experimenté con sonidos más bohemios, más trova, jugamos con eso, pero también cuidé las letras de las canciones”.

¿Fue difícil hacer ese cambio después de décadas siguiendo una misma fórmula?

Sí, la esencia romántica es maravillosa y, para mí, es fundamental. Los que tenemos la responsabilidad de llevar música nueva, tenemos un compromiso con la juventud que debemos cumplir sin abandonar nuestra esencia. Lo que tenemos que hacer es llevarles un mensaje de la forma más entendible posible y por eso me gusta experimentar cosas nuevas.

¿Eso lo lleva a colaborar con artistas de la época, como Enrique Iglesias (en canciones) y el grupo Camila (gira)?

Sí, aunque bueno, somos amigos antes que nada. En los últimos tiempos he hecho amistad con Mario Domm (vocalista de Camila). Antes nos juntábamos a tomar café; de pronto se dio la oportunidad de dar unos premios en Miami, surgió la idea de hacer una gira en Estados Unidos y todo se ha acomodado. Soy de las personas que no planifica mucho y he visto que a la gente le gustan estas fusiones.

¿El deseo por llegar a los jóvenes también lo llevó a participar en la tercera temporada de La Voz México ? ¿Qué evaluación hace de esos programas televisivos?

Muy bonito, es una experiencia que me gustó tener. No me gustan mucho las cámaras y la televisión, pero hay que estar abierto a hacer otras cosas. Siento que ese tipo de cosas nos enseña y nos ayuda a crecer como artista, como comunicador. Lo disfruté mucho, es bien bonito sentir la ilusión de los participantes.

”Me gustaría que a los tres o cuatro finalistas les dieran tiempo y atención. Yo haré algo con Marcos (Razo, ganador) y otro finalista porque creo que se merecen ese tipo de impulso”.

Ha cantado temas que hacen crítica social, como Casas de cartón . ¿Volvería a interpretar ese tipo de canciones?

Es algo muy delicado, vivimos en mundo muy convulso. No me gusta herir susceptibilidades, por eso lo he dejado de lado. Me gusta respetar la idea de cada quien, pero no descarto unirme de pronto con gente que quiera hablar de nuestros derechos, de cosas necesarias. Aunque soy apolítico, me gustaría involucrarme en cosas positivas, así que no lo descarto.

Usted es un artista que logró calar en el mercado anglosajón sin hacer canciones en inglés. ¿Cómo hizo?

(Risas) Lo que pasa es que cuarenta y tantos millones de latinos viven en Estados Unidos (risas). La gente es bilingüe y le gustan las cosas latinas también. Pero también tengo público estadounidense que va a mis conciertos, porque le gusta la música.

¿Haría un disco en inglés?

He tratado de hacerlo, pero no ha salido. El público merece calidad, no lo descarto. Ahora hay muchas posibilidades, pero no me he atrevido todavía, no me da la confianza de hacerlo.

En otras ocasiones ha dicho que es casi imposible un reencuentro de Los Bukis. ¿Sigue siendo así?

Sí, yo converso con ellos, pero creo que hay un tiempo para todo y ya ese tiempo concluyó para Los Bukis. No considero que en estos tiempos vuelva a funcionar un concepto así.

”La gente habla de esto, porque quiere repetir lo que vio, pero nada vuelve a ser igual. Las cosas son de un tiempo y hay que disfrutarlas en ese momento. No creo que haya que traer algo de atrás hacia el presente, no comparto esas ideas”.

Pero siempre será El Buki...

(Risas) Sí, la barba y el pelo largo me hicieron acreedor de este sobrenombre. Lo curioso del caso es que ya regresó la moda de la barba y ¡tanto que me criticaron en esos tiempos porque me la dejaba larga!

Leí en un artículo que el único mes en el que se corta la barba es en enero, ¿es cierto?

Lo hice solo una vez, pero, a partir de 1982, no me la corto. Me siento cómodo, aunque claro que me la recorto de vez en cuando.

¿Cómo será el concierto que dará en Costa Rica?

Vamos a cantar temas más recientes; les damos un espacio también a los más viejos. Habrá muchas canciones de Los Bukis. Trato de darle mucha dinámica, movimiento y romanticismo al show , pero también jugamos con lo tropical y lo regional. La pasamos bien, lo disfrutamos mucho.

¿Cantará algo con Yuri?

Ella es de las intérpretes que más quiero y respeto. Tenemos una carrera en paralelo y vamos a ver qué se da.