Entusiasta Aunque pasó por años duros, el cantante de música tex mex nunca pensó en dejar su carrera en solitario

Por: Melvin Molina 16 marzo, 2014

Nunca pasa desapercibido con sus botas vaqueras y su sombrero de ala ancha; ese es el sello de Jecsinior cada vez que sube a un escenario para interpretar música norteña o corridos.

Amor. El gran amor de Jecsinior es su hija, por eso cada vez que puede viaja a su casa en Guanacaste para pasar tiempo junto a ella. Cortesía Código Cultura
Amor. El gran amor de Jecsinior es su hija, por eso cada vez que puede viaja a su casa en Guanacaste para pasar tiempo junto a ella. Cortesía Código Cultura

Marzo está lleno de trabajo para este hijo de Colorado de Abangares, pero en especial está lleno de alegrías al festejar una década de carrera en solitario.

Él recordó que una década atrás la disquera DDM le propuso un proyecto: lanzar un disco con estos géneros tan singulares.

Él dijo que sí y así comenzó una aventura que lo llevó a grabar temas como Hey Baby , el más importante de su carrera hasta la fecha.

No oculta que pasó momentos difíciles, pero no se deja vencer fácilmente y siempre sacude el polvo de su sombrero y sigue adelante.

“La música norteña no tenía un exponente masculino que explorara esa imagen, eso lo vio la disquera. Como en Costa Rica tenemos cabalgatas, topes y muchas fiestas vimos que había mercado”, reconoció.

Desde entonces, llegaron otros éxitos como Doce rosas , Payaso de rodeo y hasta la oportunidad de ir de gira fuera del país.

Como parte de su fiesta de aniversario Jecsinior se presentará hoy en Quebrada Grande de Tilarán, a las 6 p. m. y la próxima semana en San Carlos.

Aunque son muchos los sacrificios, lo mejor para él es cuando sube al escenario; en ese momento es la persona más feliz del mundo.