El retorno de la Lupe. Este viernes, la cantante dará su primer concierto en más de dos años, y lanzará su primer libro de poesía a finales de abril.

Por: Alessandro Solís Lerici 6 marzo, 2014
Guadalupe Urbina recibió el Premio Viva y Áncora del bienio 2011-2012 en la categoría de música popular. Fotografía: Jorge Castillo.
Guadalupe Urbina recibió el Premio Viva y Áncora del bienio 2011-2012 en la categoría de música popular. Fotografía: Jorge Castillo.

Han pasado dos años y medio desde la última vez que Lupita ofreció un concierto a su nombre. “He tocado a veces, aquí y allá, pero, en realidad, esta va a hacer la primera vez sola desde noviembre del 2011”, reveló, refiriéndose al punto en la agenda que tiene para el 7 de marzo, cuando protagonizará un recital en Jazz Café de San Pedro.

A sus 54 años, Guadalupe Urbina manifiesta sentirse “excelente”. Recuperada del tercer tumor del que se ha tenido en su vida, la artista costarricense no solo está lista para cantar en directo, sino que también tiene otros planes, entre ellos el lanzar un libro de poesía en abril.

Vía telefónica, desde su casa de Longo Mai (una comuna agrícola autogestionaria ubicada entre Pérez Zeledón y Buenos Aires de Puntarenas), Urbina conversó con La Nación sobre sus proyectos, lo que la inspira y el estilo de vida que le ha dibujado una honda tranquilidad.

¿Cómo ha estado y qué tal ha sido su proceso de recuperación?

Estoy muy bien. Tengo nueve meses con un excelente estado de salud y con muchas ganas de volver a cantar, de hacer mi trabajo, de escribir, de pintar... De hecho, en abril, saldrá un libro mío de poesía, por primera vez, así que he estado muy productiva todo este tiempo.

¿Qué comparte en el libro?

Se llama Una larga noche , título que viene de una canción hermosa de Chabuca Granda. Es un libro con poemas de diferentes tipos que van desde un homenaje a la madre Tierra hasta la sensibilidad social; también de las cosas afectivas de las relaciones humanas. Vamos a estrenarlo el 29 de abril. Estoy muy contenta; ha sido un tiempo bueno, escribiendo y recolectando poemas sueltos por aquí y por allá.

¿Tiene canciones nuevas? ¿Estarán también esas temáticas?

¡Claro! Voy a cantar algunas canciones nuevas en el concierto. Estoy en un proceso en el que estoy poniendo toda mi energía en hacer cosas. Siento que es un tiempo en el que la denuncia es importante, pero también es importante crear alternativas para tener una vida mejor, y yo trabajo en torno a eso, cambiando paradigmas aprendidos.

“Todos sabemos que hay muchas cosas dolorosas y horribles en el mundo; la balanza está inclinada hacia los lados negativos de la vida. Es una sociedad basada en el miedo y en siempre aprovecharse de los demás, y yo pongo siempre una piedrita, cada día un gramo, en una balanza que intenta decir que es posible que vivamos de otra manera.

Justamente, usted vive en una comunidad autosostenible.

Autosostenible totalmente no es, pero sí vivo en un espacio en donde la gente tiene que trabajar la tierra para poder vivir. Tratamos de consumir todo lo que tenemos acá, lo que produce un vecino, lo que produce el otro, y de favorecer lo que se hace en la comunidad. Es un pueblito pequeño de 500 habitantes. Vivo aquí desde hace dos años, a raíz de que terminando el 2011 tenía muchos problemas de salud, y el médico me mandó a descansar. Ya yo estaba entrando en un proceso de desgaste, entonces vine aquí, a descansar... y aquí me quedé.

¿Y ahí se quedará?

Creo que no. Siempre me voy a ir, porque nací para ser peregrina; no nací para quedarme en un solo sitio. Mientras cante y exprese los regalos que tengo, mientras tenga estos dones, yo voy a compartirlos. Mi trabajo es ir; yo soy nómada, soy migrante, soy una viajera, y eso no cambia, porque está en el espíritu.

Trató su reciente enfermedad con medicina alternativa, ¿cierto?

No tenía muchas opciones. No lo decidí porque quería decidirlo; como es la tercera vez que tengo problemas de tumoración, no estaba en condiciones físicas para someterme a tratamientos pesados con quimioterapias y radioterapias. La otra razón es que estaba cansada de hacer esos tratamientos y de siempre volver; entonces, elegí probar muchas cosas para ayudarme, y ciertamente he estado muy bien.

“Ha sido un trabajo difícil, porque también es un aprendizaje y es un entrenamiento para aprender a vivir de otra manera. Además, la mejor medicina alternativa es hacer un cambio en tu vida, en tu forma de vivir, tus costumbres, tu manera de percibir el mundo, y tu manera de expresarlo y acomodarte en él.

Le han hecho muchos homenajes durante estos años.

Yo estoy muy agradecida porque pienso que mi obra no es tan conocida en el país, pero, sin duda, esas expresiones de afecto son muy valiosas. En los momentos en los que una no está bien, es muy importante sentirse querido y, de alguna manera, acompañado. Estoy muy agradecida por esa consideración.

En este concierto, conmemorará el Día Internacional de la Mujer. ¿Cómo ve el papel de la mujer?

Más que conmemorar el día, yo estoy conmemorando la historia de las mujeres. Estoy sumamente segura de que el paso más grande de transformación de la sociedad, el proceso de cambio a paradigmas emergentes, la restauración del bienestar social y colectivo... todo pasa por la mujer. Somos las personas a las que, por instinto y condición, nos ha tocado saber muchas cosas referentes al cuido de la vida, y el mundo está necesitado de eso.

“Frente a un mundo racional –en donde pesa una mentalidad lineal y patriarcal, de dioses que castigan y culpabilizan–, las mujeres aportan otro lado: limpiar, nutrir, proteger, organizar, administrar, mantener alimentados a todos los de la casa, a la patria, y creo que nuestro aporte es esencial. En el mundo no ha habido un balance entre las fuerzas, y nosotras somos una fuerza enorme, quizá demasiado importante como para dejarla de lado.